Cuaderno Imborrable

7 ideas para dar uso a un cuaderno en blanco

Imagino que muchos de vosotros, como nosotros, sufriréis una pequeña (pero saludable) obsesión por los cuadernos. ¡Como os comprendemos! Nervios al estrenar cuaderno nuevo, el olor a papel recién abierto… y ¡no poder dejar de comprarlos!

Si habéis padecido una fase parecida a la nuestra, comenzaréis a acumular impulsivamente numerosos cuadernos…

¿Qué hacer con todos ellos?

Un cuaderno en blanco es la oportunidad perfecta para expresarte. Casi parece imposible no coger un bolígrafo y comenzar a escribir o dibujar. Desde Imborrable queremos daros unas cuantas ideas para que evitéis que cojan polvo:

    1. Un diario nutricional y de ejercicio físico
      Todos nos hemos marcado metas de entrenamiento o de salud alguna vez. Si no lo has hecho aún, date tiempo… Si quieres llevar un control más exhaustivo de tu salud, debes de tener en cuenta los dos pilares más importantes para ello: llevar un seguimiento de todo lo que ingieres y otro del ejercicio o de las actividades físicas que realices durante la semana.

      Con un Cuaderno Imborrable (o cualquier otro cuaderno si tenéis otro a mano) podéis realizar un seguimiento de todo lo que comes. Anótalo junto al día, hora, ración, cantidad, nutrientes y calorías. Si te gusta la idea puedes voltear el cuaderno y comenzar a escribir en la parte trasera tu Diario de Entrenamiento. No olvides apuntar todo al dedillo, fecha, hora, actividad, duración y las costosas calorías consumidas.

    2. Un diario de gastos
      Otro buen uso para cualquier cuaderno en blanco, o especialmente para uno de Malla de Puntos es utilizarlo para mantener un control de todos tus gastos. Realizando un control más directo de tus gastos, podrás vigilar los ahorros a fin de mes y ¡comprar más cuadernos claro!
    3. Un diario de frases
      Si eres de los que no tiene tiempo ni para respirar, te empieza a fallar la memoria, o te encanta recordar dónde has estado y qué has hecho, puedes plantearte esta opción. Es muy simple y apenas requiere de tiempo. Tómate 2 minutos cada día antes de acostarte para escribir en tu cuaderno una frase que resuma bien tu día.
    4. Tu lista de “to-dos”
      Un cuaderno es una herramienta de trabajo muy útil, irremplazable para los solemos organizarnos con ellos. Antes de comenzar tu jornada laboral, tómate 3 minutos para apuntar en una hoja en blanco de tu cuaderno todas las tareas que tengas pendientes para la jornada. Al final del día, tacha las completadas, y anota las pendientes en la hoja del día siguiente. ¡No se te escapará una!
    5. Un cuaderno de Citas
      Si eres de los que lees más que respiras, ves mucho cine o te tiras las horas enlazando artículo en artículo de Internet, un cuaderno puede serte de mucha utilidad. En muchas ocasiones sentirás la necesidad de apuntar un concepto, una idea o simplemente una frase de un personaje que quieras recordar. Algunos miembros del equipo tienen cuadernos que utilizan sólo para apuntar frases o ideas que encuentran en todo tipo de media.
    6. Un diario de sueños
      Puedes llegar a conocerte mucho más si analizas bien lo que sueñas. Este ejercicio siempre nos ha parecido muy interesante. Deja siempre en tu mesilla de noche un cuaderno y un lápiz. Cuando despiertes a mitad de la noche con el recuerdo latente de fuera lo que fuese que estuvieses soñando, saca fuerzas y anota lo que recuerdes. Muchos sueños resultan imposibles de recordar a la mañana siguiente y las notas que escribas pueden llegar a ser de lo más curiosas.
    7. Cuaderno Compañero
      Llévalo a todos sitios, nunca sabes cuando una idea puede brotar y toda idea comienza a tomar forma en el momento en que posamos papel sobre lápiz.

Comparte este post

Fundador de Imborrable y adicto a los Sharpies. Escritor ocasional para Analógico. Todo un apasionado del papel y el diseño gráfico ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *