cuaderno-pluma

El cuaderno, ese fetiche de los escritores

“(…) Con sus tapas duras, sus líneas cuadriculadas y sus pliegos de resistente papel cosido a mano donde no se corría la tinta (…) sobrio, sin pretensiones, funcional (…) me gustaba el detalle de que estuviera encuadernado en tela y también me complacía el formato: veintitrés centímetros y medio por dieciocho y medio (…) Al tener aquel cuaderno en las manos por primera vez, sentí algo parecido a un placer físico, una súbita, incomprensible sensación de bienestar.” Así describe Sidney Orr, protagonista de la novela La Noche del Oráculo de Paul Auster la sensación que le produce estrenar un cuaderno. Y no es uno cualquiera, porque el cuaderno del que habla el atormentado escritor de esta historia es un modelo portugués que se utilizaba en la época de la dictadura de Salazar para los libros contables de las empresas.

Cuaderno Imborrable Azulejos

El cuaderno de El Palacio de Papel

Un cuaderno azul de tapa dura, muy sobrio, casi espartano, que Sidney Orr compra en una papelería que la ficción de Auster llama El Palacio de Papel y que sitúa en Brooklyn, Nueva York. Sin embargo, a más de 5.000 kilómetros de distancia, concretamente en Lisboa, existe un lugar donde el cuaderno de la novela se vende de verdad, y de qué manera. Se trata de un pequeño kiosko de prensa en cuya trastienda se amontonan decenas de ejemplares de estos cuadernos azules a la espera de los ávidos compradores que hasta allí se desplazan para emular a Paul Auster. Y es que según cuenta la leyenda urbana -alentada por un artículo publicado en La Vanguardia– el escritor neoyorkino, amante de Lisboa, acude allí para adquirir las libretas donde le gusta tomar notas para sus novelas.

Cuaderno Imborrable Azulejos modelo Beja

Cuaderno Imborrable Azulejos modelo Lisboa

Mito o realidad, Paul Auster es uno de los nuestros. Esas personas que cuando tienen un cuaderno en sus manos se deleitan tocando sus tapas, su lomo, pasando sus páginas en blanco y respirando su aroma genuino a cuaderno nuevo. Si tú también quieres estrenar libreta y te encanta Portugal, no te pierdas nuestra colección de azulejos portugueses, seguro que encuentras el tuyo.

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *