Fachada de la tienda Gnomo en Ruzafa, Valencia

A Gnomo se viene a sorprenderse y disfrutar

Esther, Álvaro y su hijo son el alma de Gnomo, un lugar en Valencia que vende “objetos absolutamente imprescindibles para la supervivencia cotidiana”, como ellos mismos lo definen. Las libretas de diseño de Imborrable se encuentran entre esos objetos que pueblan su nuevo local, recién estrenado en el barrio de Ruzafa, pensado para mentes abiertas con mucho sentido del humor, y que rebosa diseño por los cuatro costados.

Tienda Gnomo, estilo años 80 en pleno barrio de Ruzafa en Valencia

Valencia, un hervidero creativo

Gnomo abrió sus puertas en 2010 en plena crisis económica, como una apuesta por el diseño en una ciudad, Valencia, donde el panorama creativo es muy activo. “En los últimos años un montón de iniciativas particulares en todos los ámbitos han convertido la ciudad en un hervidero creativo”, explica Álvaro Zarzuela. “Este carácter nos atrajo enormemente, y la verdad es que nunca nos importó mucho la situación económica de España cuando nació Gnomo”.

Álvaro estudió Bellas Artes en Valencia y conoció en Londres a Esther, una periodista que trabajaba en el Instituto Cervantes. A los pocos meses de conocerse abrieron la tienda Gnomo, que durante sus primeros seis años de vida se ubicaba en un local del barrio de Ruzafa, que ahora ha cambiado de dirección y de aspecto, pero sigue estando en la misma zona, la que concentra más restaurantes de moda y estudios de diseño e interiorismo de la ciudad.

Para la nueva Gnomo, Esther y Álvaro han contado con el estudio Masquespacio, que ha diseñado una tienda de estilo ochentero, a la medida de sus propietarios.  “Incluso nuestro hijo tiene su propio espacio en la tienda”, dice Álvaro. “Aquí el que concilia es él”.

Gnomo forma parte de la vida urbana

Una de las cosas que más valoran Álvaro y Esther de regentar un comercio de este tipo, es que les encanta el trato con la gente y formar parte de la vida urbana . “Nos gusta pensar que ayudamos a los clientes a dar forma a su propio estilo de vida, es un subidón cuando se marchan contentos”. Y es que, como ellos mismos dicen: a Gnomo se viene a sorprenderse y disfrutar.

Cuando les preguntamos por su objeto favorito de la tienda, nos hablan del pin “Unicornio”, del que están muy orgullosos porque lo producen ellos mismos; de las tillandsias, unas plantas que no necesitan agua ni tierra para vivir; y también, de los cuadernos Imborrable. “Somos muy fans de las libretas y de trabajar sobre papel“.

Escaparate cerrado de la tienda Gnomo en el barrio de Ruzafa, Valencia

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *