Dibujos animados de los años 80. Sherlock Hound. Sherlock Homes. Los Autos Locos. David El Gnomo. Dragones y Mazmorras. Thundercats. He-Man.

7 Series de animación de los 80 para recordar

Sabemos que el nivel de conocimiento en animación de los lectores de Analógico es alto, y no dudamos de vuestra memoria a la hora de recordar series de animación de los 80 que han marcado vuestra infancia. Sin embargo, hoy queremos rememorar algunas que guardamos en lo más profundo del disco duro. Esas que a veces no te salen a la primera, como David el Gnomo y D’Artacan. Porque había más, muchas más series de dibujos que amenizaban los mediodías, las sobremesas y las tardes. Aquellos maravillosos años en los que solo teníamos dos canales de TV. Venga, ¿nos ambientamos un poquito?

Algunas series de animación de los 80 que te encantará recordar

Los Autos Locos. Dibujos Animados de los años 80.

Los autos locos.

No sé vosotros, pero yo veía Los autos locos a mediodía entre semana, mientras comía en el descanso antes de volver al cole a las 3. Y me fascinaban esas carreras que parecían no tener fin. Esos capítulos que seguían todos la misma línea narrativa y argumental. Me encantaba precisamente eso: que siempre pasaba lo mismo. Pero de distinta manera. Ver cómo Pierre Nodoyuna perdía, y su perro Patán se reía en su cara… ¡Eso era lo mejor! Dick Dastardly, el verdadero nombre de este villano, fue una creación de Hanna-Barbera Productions, inspirado en el malo -interpretado por Jack Lemmon– de la película La Carrera del Siglo. Por cierto, ¿vosotros no pensabais de pequeños que Hanna-Barbera era una mujer? ¡Yo sí!

La vuelta al mundo de Willy Fog. Dibujos animados de los 80.

La vuelta al mundo de Willy Fog.

Uno de los mayores méritos de la televisión patria fue el encargo a Nippon Animation y TV Asahi de Willy Fog. Como también lo fue D’Artacan. Esta serie de dibujos se creó en 1983, basándose en el personaje de Julio Verne. No hay mejor forma de despertar la curiosidad de un niño por otros países y culturas, y el gusto por viajar, que unos dibujos en los que sus protagonistas viven aventuras dando la vuelta al mundo. ¿Os acordáis del nombre del Hámster -que no ratón- amigo del mayordomo de Fog? No, no es Rigodón. ¡Y no vale buscarlo en Internet!

¿Vas a dar la vuelta al Mundo? píllate un cuaderno para llevar un Diario de Viaje

He-Man y She-Ra. Dibujos animados de los 80.

He-Man y los Amos del Universo.

Esta era la traducción que hizo conocida en España una de las series de animación de los 80 que rompió moldes en cuestión de merchandising. Porque entonces, quien no tenía un He-Man por Reyes era porque se había portado muy mal. Y el que tenía el castillo de Greyskull era el rey del mambo. Ay… el poder de Greyskull… Eminentemente masculinos y rebosantes de testosterona, estos dibujos también conquistaron a las chicas, llegándose a hacer su versión femenina She-Ra.

Dragones y Mazmorras. Dibujos animados de los 80.

Dragones y Mazmorras.

Años después de tragarme todos sus capítulos, fascinada por esa puerta que llevaba a otra dimensión habitada por dragones, elfos, princesas y unicornios… Descubrí el juego de rol de Dungeons&Dragons, y flipé durante todo un verano siendo una elfa saltarina. En España se emitió en 1985 y tuvo mucho éxito. Cómo no iba a tenerlo, si la había producido la mismísima Marvel Cómics. En Estados Unidos fue muy criticada por su contenido violento, tratándose de una serie para niños. Aquí, ni nos inmutábamos.

Los diminutos. Dibujos animados de los ochenta.

Los diminutos.

Una de las series de animación de los 80 que les pondrías a tus hijos por los valores positivos que transmite. Quién no ha imaginado que tras la rejilla del aire acondicionado vive una familia de “pequeños seres bondadosos”. Atentos a la cabecera, porque se marcaron un plano-secuencia con travelling que ni la primera escena de Sed de Mal. ¡Hay que ver lo que se experimentaba en los 80!

Thundercats. Dibujos animados de los ochenta.

Thundercats.

Al abrigo del éxito de He-Man, surgieron series como esta, pensada “para chicos”. La historia cuenta las aventuras de una especie de gatos alienígenas antropomorfos. Una cosa muy extraña, si. Pero en las series de animación de los 80 todo era posible, y a nosotros nos parecía bien. Después se llevó al papel, protagonizando series de historietas editadas por Marvel, primero; y por DC Cómics (mediante su filial WildStorm), después.

Sherlock Homes. Dibujos animados de los ochenta.

Sherlock Holmes.

Los veinteañeros que leéis Analógico, no sabréis que antes de que Benedict Cumberbatch fuera el Sherlock más cool de la historia, ya había habido uno. En los 80. Y era de dibujos animados. Lo firmaba nada menos que Hayao Miyazaki (cuyo sello es inconfundible), y no podíamos perdernos un capítulo el domingo después del telediario de las 3. Si te sabías la canción de la cabecera entera -larguísima- eras el p*** amo. ¡Si hasta había un juego de saltar a la goma con ella! Y otra cosa. Con 8 años… ¿alguien sabía lo que era un gabán?

Si después de esto te ha entrado un ataque de nostalgia nivel “me voy a pillar un coma etílico de Tang”, echa un vistazo a los nuevos cuadernos ochenteros de Imborrable y ¡cúrate de la morriña!

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *