Carteles Guerra Civil Josep Renau

Josep Renau y el compromiso del cartel social

La cartelería como forma de expresión artística y soporte para la ilustración y el diseño gráfico es un ámbito fascinante. En ella encontramos no solo ejemplos de cartelería de cine o publicidad, sino también cartel social. Determinante para la propaganda política en determinados momentos de la historia. El artista valenciano Josep Renau fue uno de sus máximos representantes de la renovación estética de la cartelería de los años 30. Hacemos un repaso por su obra y su vida -no menos fascinante-. ¿Sabías que fue él quien encargó a Picasso que pintase El Guernica

Un republicano apasionado del cartel social

Josep Renau nació en Valencia en 1907. Y fue allí donde desarrolló la etapa más interesante y prolífica de su carrera durante la Segunda República Española, en los años 30. Republicano convencido y militante del partido comunista, su estilo ilustrando cartel social entronca con la propaganda de la Unión Soviética y ese aire belicista y grandilocuente de la época, ligado al Constructivismo ruso. Renau era un revolucionario que defendía la transformación social y el compromiso de los intelectuales con la sociedad y la política. Prueba de ello son sus numerosos carteles agitando a las masas obreras, que pronto le convertirían en un representante de la propaganda política de nuestro país.

Precoz en todo, Josep Renau se formó en la Escuela de Bellas Artes de Valencia y a los 18 años ganó su primer premio como cartelista. Con menos de 30 años fue nombrado Director General de Bellas Artes, en 1936. Ocuparía el cargo hasta el final de la Guerra Civil, en 1939. Fue precisamente en esta etapa cuando encargó a Picasso pintar El Guernica, y cuando sus carteles se tornaron más virulentos contra el fascismo. También se encargó de la ardua labor de evacuar las obras del Museo del Prado en el 37, para salvarlas de los bombardeos sobre la capital. Es decir, que además de un magnífico artista, ¡deberíamos considerarle un héroe nacional!

Pero hizo más antes de empezar la guerra. Durante los prolíficos y agitados, culturalmente hablando, albores de los años 30, Josep Renau era muy reconocido en la escena cultural valenciana. En su ciudad realizó carteles para el cine y la publicidad. Como el mítico anuncio del Balneario de Las Arenas de Valencia, en la playa de la Malvarrosa. Entre sus colaboradores, encontramos al escritor Max Aub, quien diseñó algunas de las tipografías de sus carteles. ¿Te imaginas tener de leterista al mismísimo Max Aub?

Josep Renau Cartel Partido Comunista

Superviviente de la guerra

Realmente, nacer en Europa a principios del siglo XX no era ningún chollo. O te reclutaban para la II Guerra Mundial en los años 40; o si eras español y de izquierdas, tenías que exiliarte. Eso en el caso de haber sobrevivido a la guerra civil. Para Josep Renau la vida no fue un camino de rosas. Tras disfrutar del arte en toda su magnitud como director General de Bellas Artes, se vio obligado a salir del país en 1939, acabando como tantos otros españoles en el campo de concentración de Argéles-sur-Mer. La temida Playa de Argéles al sur de Francia.

Sin embargo, tuvo suerte, y logró salir de allí en menos de un año y embarcar rumbo a México. Pasando a formar parte del nutrido grupo de intelectuales y artistas españoles exiliados de la dictadura de Franco en este país. Allí, trabajó pata revistas, como muralista y también haciendo carteles de cine y fotomontajes.

Cartel para la película Naná (1944, Roberto Gavaldón). Ilustrado por Josep Renau

The American Way of Life, el arte del fotomontaje

Renau vivió hasta casi los años 60 en México. Después se trasladó al Berlín comunista, donde fallecería en 1982. Durante su etapa mexicana el artista exploró otras formas de cartelería, introduciéndose en la técnica del fotomontaje collage. Pero siempre sin perder su peculiar visión cercana al cartel social. Así, creó la serie The American Way of Life. Interesantes obras que critican el capitalismo feroz y el anticomunismo que comenzaba a instalarse en el país vecino. Para ello, utiliza recortes de revistas como Life y National Geographic, fotografías de autores desconocidos o portadas de discos. En sus collages, Renau parodiaba el lenguaje publicitario típico americano de los anuncios de Coca-Cola. PhotoEspaña le dedicó a esta parte de su obra una exposición con 69 fotomontajes en 2014, en Madrid.

 

 

 

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *