La Pandilla Basura Cromos Garbage Pail Kids

La Pandilla Basura, escatología a tutiplén

El otro día, viendo la tele con mi hija, apareció un anuncio de unos monstruitos que salen de cubos de basura y se venden en sobrecitos en los quioscos. Inmediatamente, la imagen me retrotrajo a mi infancia y recordé mi colección de cromos de La Pandilla Basura. Aquello sí que era escatología pura y no esas versiones light de goma que se llaman ‘trash pack’. Porque si algo sale con vida propia del cubo de los deshechos orgánicos tiene que, por lo menos, provocar el vómito. Y eso lo sabían bien los dibujantes que crearon a La Pandilla Basura, entre los que se encontraba, agarráos a la silla… Art Spiegelman, el autor del cómic Maus. 

La Pandilla Basura o porqué a los niños les gustan las asquerosidades

Admitámoslo, de niños nos gustaba todo aquello que daba asco o miedo, sobre todo si daba asco y miedo a la vez a los adultos. La Pandilla Basura fue el paradigma de este concepto. La enorme creatividad de Art Spiegelman y Mark Newgarden obró el milagro. O la gamberrada. Y la empresa Topps, fabricante de chuches, tuvo la osadía de sacarlo al mercado. Su origen está en las “muñecas repollo” -las Cabbage Patch Kids-, muy populares a mediados de los 80 y que La Pandilla Basura parodiaba hasta el extremo. Monstruosidades y anomalías físicas ultra-desagradables y destinos fatales encarnados en dibujos de niños, cada uno con su nombre formando un divertido juego de palabras, como “Batidora Isadora” o “Qué picor, Nicanor” y cosas así. En favor de los traductores hay que decir que se lo curraban un montón para encontrar la correspondencia lingüística en Español.

Garbage Pail Kids -La Pandilla Basura- se lanzó como colección de cromos en 1985 en Estados Unidos (y también en España, Argentina, Bolivia, Chile o Urugay). El éxito fue tal que en su país de origen se publicaron 15 series. Además de la comercialización de los cromos, se distribuyeron pósters, ropa y accesorios. En 1987 se realizó una película llamada The Garbage Pail Kids Movie. No dejéis de ver el trailer, ¡los efectos especiales y el maquillaje son divertidísimos!

La Pandilla Basura Baskin Robin

Al poco tiempo de aparecer la primera serie de cromos de la Pandilla Basura, la juguetera Coleco, responsable de las Cabbage Patch Kids, demandó a Topps y, por supuesto, ganó el juicio. La Pandilla Basura se vio obligada a cambiar el aspecto de sus personajes para que no se parecieran a las muñecas repollo. Y así lo hicieron. Cambiaron ciertos detalles e introdujeron nuevos personajes, y el negocio continuó.

La Pandilla Basura ya supera la treintena

En 2015 Bruton Stroube Studios realizó una serie de fotografías firmadas por Brandon Vogues que homenajeaban a La Pandilla Basura por su 30 aniversario. Cada imagen recreaba uno de los cromos de 1985, con personas y escenarios reales.  Para conseguir que los efectos de la imagen fueran similares a los de los cromos, contaron con la ayuda del retocador digital Jordan Gaunce, que utilizó el programa Affinity Photo, la alternativa a Photoshop de Serif.

La Pandilla Basura Barfin Barbara

La serie de fotos comprende seis de los primeros y más conocidos cromos, como Bárbara la Vomitona (Barfin’ Barbara) o Alex Plosivo (Adam Bomb). Imágenes que ponen de relevancia la absoluta falta de escrúpulos de unos cromos que iban dirigidos al público infantil, y que hoy en día ¡ni se nos ocurriría enseñarles a nuestros hijos!

Si te has quedado con más ganas de años 80, apúntate a nuestro ‘comeback’

Summary
Article Name
La Pandilla Basura, escatología a tutiplén
Description
Un homenaje a los cromos de La Pandilla Basura, síbmolo de la escatología y la asquerosidad de nuestra infancia. Hoy en día es casi pornografía.
Author
Publisher Name
ANALÓGICO
Publisher Logo

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *