Andrei Sokolov Dibujo Cosmonautas Astronautas Espacio

El diario de viaje espacial de Alekséi Leónov

¿Quién no ha soñado con ir al espacio alguna vez? Ver la tierra desde bien lejos, más allá de las estrellas, y respirar dentro de esos trajes aparatosos que parecen escafandras, mientras la falta de gravedad te mece en sus brazos… Soñarlo lo habremos soñado, pero verlo con nuestros ojos, nunca. Alekséi Leónov no se conformó con verlo. También quiso dibujarlo. Te presentamos al ilustrador del espacio, el cosmonauta ruso que se llevó al hiperespacio sus lápices de colores y su diario de viaje para dejarnos un testigo gráfico de lo que allí vio.

ilustración de Leonov

El diario de viaje más alucinante

Alekséi Leónov fue el comandante de la misión Apolo-Soyuz en 1975. La primera misión espacial conjunta entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, gobernados entonces por Richard Nixon. Era su segundo viaje espacial y no quiso desprenderse de su diario de viaje, un cuaderno en el que dibujaba lo que veía desde la nave: la tierra y los retratos de los astronautas del Apolo que viajaron con él.

A la vuelta, publicó libros que incluyen álbumes de sus obras artísticas, además de las obras que realizó en colaboración con su amigo Andréi Sokolov. Arthur C Clark dijo, tras ver 2001, Una Odisea en el Espacio, de Stanley Kubrick, que la alineación de la luna, la tierra y el sol que se muestra en la apertura de la película es esencialmente la misma que la que aparece en la pintura de 1967 de Leónov acerca de la Luna. Clark era fan de Leónov y tenía en la pared de su oficina el boceto de esa pintura, que le autografió el propio Leónov después de la proyección del film. ¡Lo que da de sí un diario de viaje si te lo llevas en una nave espacial!

¿Qué harías tú con un cuaderno de viajes?

El artífice de la primera caminata espacial

Aleksei fue el primer astronauta que llevó a cabo una caminata espacial. Estuvo fuera de la nave 23 minutos y 41 segundos y la mitad del tiempo lo pasó en movimiento libre alejado unos 5 metros. Así describió la sensación de caminar por el espacio en la inmensidad del Universo: “Al abrir la escotilla vi un cielo lleno de estrellas brillantes y la Tierra completamente redonda. Toda Europa estaba debajo de mí. Había mucho silencio, un silencio absoluto, todo estaba muy quieto.”

Fue al retirarse como cosmonauta cuando Alexéi Leónov decidió recuperar su diario de viaje con los dibujos que en él fue realizando, para convertirse en “el pintor del espacio”. Sus cuadros al óleo son apreciados tanto por otros astronautas, como por aficionados a la pintura.

dibujos de Leonov

Asimismo, contribuyó a documentar la historia de la carrera espacial en tre EE.UU y la Unión Soviética, junto al ex-astronauta estadounidense David Scott, con quien publicó Las dos caras de la Luna: Nuestra Historia de la Carrera Espacial en la Guerra Fría. El libro se publicó en 2006 y Neil Armstrong y Tom Hanks escribieron la introducción al libro.

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *