Lance Wyman Olimpiadas México 68 1968

Diseño de logotipos y su maestro, Lance Wyman

Diseñar se pueden diseñar muchas cosas: logotipos, tipografía, carteles, portadas para cuadernos… Pero Lance Wyman, diseñador estadounidense casi mexicano de adopción, decidió un día que lo suyo era crear símbolos con imágenes sintéticas representativas de conceptos, que ayudaran a la gente a entender la información sin necesidad de saber leer o conocer un idioma. La señalética y el diseño de logotipos se convirtió, valga la redundancia, en su seña de identidad. Aunque muchos lo conoceréis por el logo de las olimpiadas de México ’68 plasmado en vuestro moderno bolso bandolera de segunda mano. 

Sellos postales retro vintage. Lance Wyman. Olimpiadas México 1968.
Sellos postales ilustrados por Lance Wyman para las Olimpiadas de Ciudad de México de 1968.

Pionero en el diseño de logotipos

Corría el año 1960 cuando Wyman se graduó en diseño industrial y comenzó a despuntar en disciplinas que aún no se estudiaban prácticamente en las universidades de Estados Unidos: el diseño gráfico y el diseño de logotipos. Su primer trabajo fue el diseño de logotipos para el Pabellón Chrysler de la Feria Internacional de Nueva York, donde demostró que una imagen sintetizada jugaba un papel fundamental dentro de una campaña de imagen. Así fue como en 1966 ganó el concurso convocado para la creación de la imagen visual de los Juegos Olímpicos de México 1968.

Gracias a este trabajo, se estableció en México cuatro años, y llegó a idear los proyectos gráficos del Metro en Ciudad de México y de la Copa del Mundo en 1970. Aquellos diseños de logotipos para el Metro, que aún siguen vigentes, relacionaban cada estación con un elemento representativo de la zona. De esta forma, los usuarios podían reconocer hacia dónde se dirigían sin necesidad de saber Español.

Logotipo Olimpiadas México 68. Desarrollado por Lance Wyman.
Logotipo Olimpiadas México 68. Desarrollado por Lance Wyman.

 

Según este diseñador, “la iconografía puede enriquecer el imaginario colectivo, ya que desarrolla una comprensión del lugar, el mensaje, sin necesidad de conocer diferentes lenguas. Los logotipos son embajadores visuales y su impacto depende de lo bien que transmitan el mensaje”. Posteriormente, también en México, realizó los diseños de la Central de Abasto, el Museo Marco de Monterrey, o el Papalote Museo del Niño. También se encargó del diseño de logotipos del Día Mundial de la Tierra, la Librería del Congreso, los mapas del metro de Washington y de varias cadenas hoteleras.

Si quieres conocer toda su obra, te recomendamos el libro Wyman, escrito por el propio diseñador y Linda King

El nuevo lenguaje de los iconos urbanos

Podría decirse que Wyman creó un nuevo lenguaje: los iconos urbanos. Un sistema de comunicación en el que sobran las palabras y es accesible a todo el mundo. Universal. Y detrás de cada icono, de cada logo, hay un proceso creativo que comienza con una inmersión por parte de Wyaman en la historia y la cultura de la localidad, para lograr la conceptualización de una imagen que contenga la esencia de esa ciudad.

Como explican los expertos, los iconos de Wyman cruzan la frontera del diseño de logotipos para convertirse en un sistema de comunicación alejado de la palabra escrita. Apuesta por la síntesis visual que tiene el mismo sentido para un habitante de la ciudad que para un turista extranjero. Su gran aportación en la creación del lenguaje de pictogramas es el Metro de Ciudad de México, y aunque se inauguró hace casi 50 años años, la señalética se ha integrado en el imaginario colectivo y los mexicanos le tienen un gran respeto. En 2014 se celebró una exposición retrospectiva del trabajo de Wyman en México, y este año el diseñador cumple 80 años.

Metro CDMX. Logo e imagotipos desarrollados por Lance Wyman.
Metro CDMX. Logo e imagotipos desarrollados por Lance Wyman.

Lee más historias como esta en nuestra sección de Diseño Gráfico

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *