Jesús Prudencio Cars & Films Coches ilustrados

Los originales carteles de cine de Jesús Prudencio

El coche fúnebre tuneado de Cazafantasmas, el mítico Delorean de Regreso al Futuro o la furgoneta amarilla de Pequeña Miss Sunshine. Hay películas en las que un vehículo motorizado prácticamente forma parte del cast, cuando no es el protagonista -acordáos de El Diablo sobre Ruedas o Christine, auténticos coches asesinos-. El ilustrador extremeño afincado en Sevilla, Jesús Prudencio, recrea estos coches con su Wacom, convirtiéndolos en un objeto de culto. Sus carteles de cine Cars & Films ya tienen fama internacional. ¿Con cuál te quedarías?

Cartel de Jesús Prudencio inspirado en Breaking Bad (TV). Cars and Films
Cartel de Jesús Prudencio inspirado en Breaking Bad (TV) – Cars and Films

¿Quién es Jesús Prudencio?

Nació en Badajoz pero hace tiempo que se estableció como diseñador gráfico e ilustrador freelance en Sevilla. De él se ha dicho que es el “rey Midas” de la ilustración extremeña, porque todo lo que toca se convierte en oro. Lo cierto es que el éxito de su serie de carteles de cine Cars & Films no tiene precedentes. Una idea muy sencilla, pero a la vez original, ha conectado con el imaginario de toda una generación amante del cine. A través de los coches de las películas. Y es que, ¿quién no recuerda el Chevrolet de Drive, el taxi neoyorkino de Taxi Driver o el Thunderbird de Thelma y Louise?

Jesús Prudencio Coche Mr. Bean Cars And Films
Ilustración de Jesús Prudencio, inspirada en Mr. Bean – Cars and Films

Pincha aquí para ver los créditos del comienzo de Drive, y a Ryan Gosling en el Chevy azul, claro

¿Por qué Cars & Films?

Según explicó en una entrevista al magazine digital El Coloquio de los Perros, la idea para la serie de carteles Cars & Films nace de la unión de dos de las pasiones de Jesús Prudencio: el cine y los coches. Al darse cuenta de que no se había hecho nada parecido, comenzó a plasmar en ilustraciones vectoriales vehículos como símbolos representativos de diferentes películas. Le aportó, además, un sentido lúdico, ya que involucra al espectador, que tiene que adivinar la película mediante la marca, el modelo del vehículo y el año de estreno.

Los carteles de Jesús Prudencio están inicialmente ilustrados a lápiz, aunque los remata con la tableta digital Wacom. Tienen un formato A3 y en ellos no aparece el nombre de la película, sino el modelo de coche y sus características y, como decíamos, el año de estreno de la misma. Perfectos para frikis del cine, de esos que reconocen la banda sonora de una película escuchando tan solo los primeros cinco segundos.

¿Te gustaría un cuaderno de Imborrable ilustrado con coches? ¡Déjanos un comentario con tu opinión!

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *