Dibujo Censurado Toro Ferdinando

La censura en los dibujos animados. 6 casos de ayer y hoy

En ocasiones pensamos que la censura terminó con la llegada de la democracia, y que es cosa del pasado; sin embargo, la censura en los dibujos animados, por diferentes motivos, se da desde los años 30 hasta nuestros días. Te contamos algunos casos curiosos de censura a cartoons bien conocidos de ayer y de hoy. 

¿Qué es la censura en los dibujos animados?

La censura en los dibujos animados es la corrección o intervención total o parcial de algo que forma parte de una obra, y puede darse si un personaje o escena es inapropiado/inapropiada para su público. Actualmente y debido a la protección de los menores, este tipo de censura suele ir dirigida a evitar que los niños vean y puedan imitar comportamientos violentos, racistas o en general inapropiados para su edad.

La censura en los dibus puede ser previa, posterior o autocensura. Esta última es la que más se practica por parte de los ilustradores y animadores, aunque en ocasiones ocurre que el capítulo con contenido inadecuado ya ha sido emitido y saltan las alarmas entre asociaciones de padres y defensores del menor. En estos casos, se retira el capítulo y se prohíbe su emisión en televisión. A continuación os contamos algunos ejemplos de censura en dibujos animados por diferentes motivos. Y es, cuanto menos, ¡curioso!

Hermanos Fleischer Betty Boop Cartoons de los años 30

Censuras por exceso de carga sexual

  • Betty Boop. Este seductor personaje de los años 30, creado por los hermanos Max y Dave Fleischer, fue censurado a partir de 1934, con la entrada en vigor del código Hays de autocensura en Hollywood, el personaje tuvo que rebajar su sexualidad, cambiando su vestido por otros más largos y dedicando su vida a más cosas además de bailar jazz.
  • David el Gnomo. Lo de David el Gnomo y el sexo da un poco de risa, porque, aparte de frotarse la nariz, ¿qué más se le ve hacer a David con su mujer, Lisa? Pues en Estados Unidos, los guardianes de la moral del mundo, no les gustó que las mujeres Gnomo tuvieran los pechos tan abundantes, y decidieron censurar el primer capítulo, en el que Lisa aparece en una fotografía amamantando a sus gemelos con sus grandes mamas gnomas.

Censurados por motivos políticos

  • Ferdinando el Toro. Este corto de Disney de 1938 no le hizo ninguna gracia a Franco, que lo vio como una alegoría antibelicista y pacifista. El protagonista era un toro de lidia llamado Ferdinando, al que le gustaba oler flores y no quería ser toreado. En el ruedo no arremete contra el torero, cosa que al caudillo le pareció intolerable. Ferdinando, por su parte, se llevó el Óscar al Mejor Cortometraje en 1939.

  • South Park. Motivos para censurar South Park podríamos encontrar a millones: violencia física y verbal, palabrotas y animaladas varias… pero es que no es una serie para niños, así que aquí los motivos de censura son más bien políticos y tienen un nombre: Mahoma. Aunque el profeta ha aparecido en diversas ocasiones, al igual que Buda o Jesucristo (que es un personaje secundario de South Park), tras la publicación de la caricatura del diario holandés Jyllands Posten, la censura se recrudeció. El capítulo 201, de 2010, mostraba a un supergrupo de figuras religiosas que deben salvar la ciudad. Tras recibir amenazas de muerte por parte de un grupo islamista radical, Comedy Central tapó todas las imágenes de Mahoma y emitió un pitido cada vez que se le nombraba. Actualmente no se ha vuelto a emitir y no está disponible en la web de la cadena.

Dibujos animados inapropiados

  • Looney Toons. Polémicos como pocos, las melodías animadas de la Warener tienen once cortos censurados. Los Censored Eleven fueron emitidos entre 1931 y 1944, y la United Artists decidió retirarlos del todo en 1968 por su contenido racista. Entre ellos hay una versión de Blancanieves con personajes negros, y una Ricitos de Oro en el que aparecen osos tocando jazz.
  • Peppa Pig. Muy sonada fue también la censura en los dibujos animados Peppa Pig. Y es que a la inocente cerdita y a su hermano les encanta jugar con las arañas que se cuelan en su casita de muñecas. El problema es que, si bien en Reino Unido las arañas son de esas pequeñas e inofensivas con las patas largas y finas que aparecen en la ducha; en países como Australia, las arañas son otra cosa bien distinta. En este país el capítulo “La señora Patas Flacas” está completamente prohibido, ya que puede incitar a los niños australianos a acercarse o jugar con arañas venenosas -no olvidemos que en las antípodas hay 50 tipos de arácnidos, muchos de ellos de veneno mortal, que se cuelan sin ningún problema incluso en casas de Sidney-. Eso sí, en favor de Peppa debo decir que gracias a la señora Patas Flacas a mi hija no le dan miedo las arañas.

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *