Carteles de cine Jano

Carteles de cine Made in Spain: Jano

Atraco a las 3, Bienvenido Míster Marshall, Muerte de un ciclista, La quimera del oro, Mogambo o El séptimo sello son algunos de los títulos para los que el artista español Jano realizó carteles de cine. Perteneciente a una época en la que la cartelería lo era todo para atraer al gran público, Jano destacó en los años 40 y 50 con un estilo cercano a sus coetáneos extranjeros, como Saul Bass. Ahora la Filmoteca Nacional le dedica una exposición en Madrid hasta el mes de marzo, ¿te la vas a perder?

Firmado Jano. Carteles de cine es el nombre de esta muestra que recoge más de cien piezas entre carteles, programas de mano y guías publicitarias, que han sido seleccionadas para mostrar la versatilidad que el artista demostró en sus obras de diferentes estilos y géneros cinematográficos. Además, en la exposición de la sede de la Filmoteca, en la calle Magdalena de Madrid, pueden verse diseños originales, que muestran cómo realizaba los dibujos que posteriormente irían a la imprenta para su edición.

¿Quién es Jano en el mundo de los carteles de cine?

Francisco Fernández-Zarza Pérez (Madrid, 1922-1992), alias Jano,  comenzó su carrera como ilustrador de carteles de cine en 1945, y su producción a lo largo de toda su vida alcanza los 2.000 carteles. Pero también desarrolló otras disciplinas como el cómic -es autor de la serie Ginesito-, la caricatura o el retrato.

Antes de dedicarse a los carteles de cine, durante la Guerra Civil, Jano colaboraba como ilustrador en revistas republicanas, por lo que estuvo en la cárcel. Después en los años 50, compaginaba los carteles de cine con portadas de tebeos tan conocidos como El Príncipe Valiente. Como cartelista, trabajaba para las distribuidoras españolas más importantes: Chamartín, Filmayer, Hispamex, Mercurio Films y Procines, desde su taller en la calle Bordadores de Madrid, junto a la Puerta del Sol.

Conoce a otro cartelista muy comprometido: Josep Renau

Según cuenta su hijo y comisario de la exposición, Víctor Zarza, su padre era autodidacta y trabajaba “de oído”, algo muy típico en la época. Y es que el proceso de trabajo para ilustrar un cartel era el siguiente: el autor recibía una sinopsis de la película y una colección de fotografías en blanco en negro. Con este material tenía que componer carteles de cine que llamaran poderosamente la atención. Y Jano lo conseguía. De hecho, se cuenta que el escritor Terenci Moix, en una Feria del Libro, se acercó a Jano para decirle que por culpa de sus carteles se había tragado cantidad de películas malas. ¿Y a quién no le ha pasado eso con un trailer?

La exposición Firmado Jano. Carteles de Cine, puede visitarse hasta el 18 de marzo de 2018 en el mítico Cine Doré, sede de la Filmoteca Nacional.

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *