Coco Pixar Fanart cine de animación

¿Por qué ‘Coco’ es el cine de animación definitivo?

Si aún no la has visto, lee este post con precaución para que no te la destripemos, pero léelo. El mundo tiene que saber porqué ‘Coco’ es el cine de animación definitivo. Una obra maestra de Pixar que nos ha llegado al corazón y, más allá de eso, que supera todo lo que se ha hecho hasta ahora en animación a nivel técnico. Ya no es solo una peli de dibujos, ‘Coco’ es cine con mayúsculas. Dale al play y sigue leyendo.

Desde 2015 no habíamos visto cine de animación de Pixar al nivel de la aclamada Del Revés (Inside Out) que mostraba y explicaba los sentimientos y emociones de los niños -y adultos- desde dentro. Muchos esperábamos ansiosos una nueva cinta que nos llenase el alma y nos hiciera sentir críos de nuevo por un rato. Pues bien, al fin llegó ‘Coco’. Con un argumento insólito para una película infantil y unas características estéticas, técnicas y de guión que la convierten en representante del cine de animación definitivo. Te contamos las razones de Imborrable para hacer esta rotunda afirmación.

Coco cine de animación
Fanart de Coco (Disney Pixar 2017) ilustrado por John Stone

7 Razones por las que ‘Coco’ es cine de animación fuera de serie

1. Una película dedicada íntegramente a la muerte. No es un tema para niños, no, pero funciona muy bien en el cine de animación. Esqueletos y criaturas del inframundo que, lejos de dar miedo, son simpáticos y festivos. Así es el Día de los Muertos mexicano, una fiesta colorida que recuerda a nuestros antepasados. Coco explota ese lado folklórico y ese concepto tan arraigado de la familia para explicar la muerte a los niños y a los adultos sin prejuicios y con naturalidad.

2. La caracterización de los personajes es magistral. Desde Miguel a su perro Dante, pasando por el magnífico Héctor, al que Gael García Bernal le presta no solo su voz sino toda su presencia. Y sin olvidarnos de la protagonista de esta historia, la bisabuela Coco. La ancianita cuyas arrugas son en sí mismas una obra maestra de la animación. Tenéis que verla para entenderlo.

3. Acepta riesgos estéticos que la hacen visualmente única. La verdad es que cuando Miguel se adentra en el mundo de los muertos, parece que estemos viviendo un ‘viaje’ de peyote. Dicen que la ciudad de los muertos de ‘Coco’ se inspira en Guanajuato, una urbe mexicana que destaca por el colorido de sus edificios y cuya vista panorámica de noche es un espectáculo de luces. Eso por no hablar de los alebrijes, seres imaginarios típicos de la artesanía de México, que en Coco se transforman en fosforitos guías de los muertos.

Coco Fanart Alessia Triunfio
Fanart de Coco (Disney Pixar 2017) ilustrado por Alessia Trunfio

4. Introduce al espectador en la cultura popular mexicana. Quienes conocen México afirman que el país y su idiosincrasia están muy bien representados en esta película. Por eso, si no sabías de qué iba lo del Día de los Muertos, más allá de las modas de disfraces de Halloween, aprenderás un montón. Y eso de aprender cosas interesantes no parecía ser una característica del cine de animación. Hasta ahora.

5. Su montaje y planos imitan al cine real. ‘Coco’ no es solo cine de animación, es que sus planos y su montaje imitan a los de una película real, con personas. Travellings, primeros planos, panorámicas…, con las películas de animación ya no esperamos menos que con una película con actores de verdad. Y ‘Coco’ es el sumun de este concepto.

6. Una fotografía de Óscar. Una de las cosas que más me llamaron la atención cuando vi ‘Coco’ es su fotografía, magistralmente dirigida por Matt Aspbury y Danielle Feinberg. La iluminación es tan realista que por momentos te olvidas de que son dibujos. El detalle está tan o más cuidado que en un film real y alcanza su cénit en la escena del concierto de Ernesto de la Cruz al amanecer del día 1 de noviembre. Nunca un amanecer había sido tan de verdad en una cinta animada. 

7. Porque hace llorar a los adultos. Como magdalenas, además. Nadie puede abstraerse de su emotividad y a todos nos hace acordarnos de ese familiar que ya no está con nosotros, de esa infancia perdida hace tanto, de la importancia de la familia… Una de las primeras películas de dibujos que logra hacer llorar a casi todos los adultos que la ven.

 

Comparte este post

Rocío Macho
Periodista multitarea. Me gusta la literatura, el arte y el diseño. A veces duermo, el resto del tiempo, escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *