Creatividad: 5 consejos para lograr ser más creativo en tu trabajo

21/11/2016 · Post
Formas de alcanzar la creatividad

La creatividad es algo que todos llevamos dentro desde niños. Es la capacidad para generar nuevas ideas o conceptos, o relacionar entre sí estas ideas y conceptos de un modo diferente. Por lo tanto, ser creativo no es sólo saber escribir, dibujar, diseñar el mejor logo o modelar con arcilla. Se puede ser creativo en muchos ámbitos de la vida cotidiana: para las relaciones humanas, para solucionar conflictos o para llegar a fin de mes.

Ser una persona creativa no tiene por qué estar relacionado con ser más listo o más inteligente. Hablamos de una capacidad inherente del ser humano. Todos podemos aprender a potenciarla para hacer uso de ella.

Si quieres saber cómo ser más creativo, sigue los cinco sencillos consejos que te proponemos más abajo, y alcanzarás tu objetivo.

¿Qué es la creatividad?

Podemos definir la creatividad como el proceso de crear algo nuevo, útil y práctico al mismo tiempo. El pensamiento original, creativo o inventivo que nos otorga la capacidad de crear, innovar o generar nuevas ideas y conceptos.

Estos nuevos resultados normalmente nos llevan a conclusiones nuevas, ayudan a resolver problemas o producen soluciones creativas y originales. Para llegar a establecer la relación entre la realidad y ese entorno nuevo, hacemos uso de nuestra imaginación.

Con frecuencia, mucha gente concibe erróneamente ser creativo como un atributo o cualidad con la que mucha gente nace. Nada más lejos de la realidad. Podríamos entender la creatividad como un músculo que todos podemos desarrollar. Gracias a ella, vamos a poder buscar mejores soluciones, vamos a innovar en nuestro día a día, encontrar respuestas a nuestros problemas cotidianos o alinearnos con nuestros logros. Ser creativo es un ejercicio que debemos de aplicar a diario.

No te equivoques, también solemos pensar que la creatividad está relacionada directamente con una capacidad artística. La ligamos exclusivamente a disciplinas como el diseño gráfico o la ilustración. Lo cierto es que una persona creativa puede desarrollar su creatividad en cualquier disciplina que desee.

La creatividad surge en cualquier momento. Cuanto más la aproveches más la estarás desarrollando.

Equipo oficina Disfraz plátano creatividad
Buscando alcanzar la creatividad. Sal de tu zona de confort con los compañeros de la oficina

¿Qué nos aporta la creatividad?

La creatividad nos aporta nuevas ideas y soluciones para poder adaptarnos a un entorno que se encuentra en constante evolución. Nos ayuda a mejorar nuestras relaciones sociales mediante el empleo de nuevos hábitos en nuestra comunicación.

Ser creativo nos ayuda a salir de nuestra rutina. Gracias a ella, podemos salir de nuestra zona de confort, educando a nuestra mente a valorar la misma realidad desde diferentes puntos de vista, buscando resolver problemas. Por eso, es importante que seamos capaces de desarrollar nuestra creatividad y de mantener nuestra cabeza despierta en busca de nuevos retos.

Cómo ser más creativo en 5 pasos

Para ser más creativo, sólo hay que abrir la cabeza y atrevernos a pensar diferente. Desafía a tu rutina, a la forma en que estás acostumbrado a pensar.

1. Presta atención al mundo que te rodea

No te pierdas ningún detalle porque la creatividad te espera a la vuelta de la esquina. La clave está en escuchar y no ser egocéntrico.

Hay un ejercicio muy interesante que aparece en el libro de Daniel Pink, “A Whole New Mind”, que consiste en que cuando leas tus blogs favoritos, la prensa diaria, o escuches conversaciones; tomes nota en un cuaderno de aquellas metáforas que te encuentres. La gente utiliza constantemente metáforas al hablar. Aprenderás sin darte cuenta nuevas formas de describir situaciones, ya que la metáfora es una forma perfecta para ser más creativo en tu vida cotidiana.

La creatividad es una habilidad que puedes aprender y practicar. Inspírate y aprende de otros profesionales. Descubre los hábitos que te pueden guiar. Aprovecha para visitar una exposición, o leer libros con frecuencia.

2. Busca cosas que te motiven

Para desarrollar la creatividad debes conocerte bien. Así podrás saber en qué entornos o disciplinas puedes estar más cómodo, para no cerrarte a nuevas oportunidades.

Cuando veas un diseño que te gusta (puede ser una prenda de ropa, un cartel, un anuncio, un cuaderno, etc.), haz una apreciación sobre él. Anota porqué te gusta, para qué lo utilizarías, etc… Y haz lo mismo con diseños que no te gusten. Aprenderás más sobre ti mismo y antes de que te des cuenta, estarás fijándote en tipografías, elementos visuales, branding, logos, etc. Desarrollarás una opinión más elaborada sobre el diseño de todo lo que te rodea.

3. Lee sobre diseño

Pueden ser libros o revistas. Si no sabes por dónde empezar, acude a una librería especializada y piérdete entre sus estantes. Diseño gráfico, industrial, arquitectura, interiorismo… Te acabará fascinando todo lo referente al mundo del diseño y te empaparás de ideas nuevas.

Por ejemplo, conocer la Teoría de la Gestalt o los 6 principios del diseño gráfico te ayudará a replantearte todas las soluciones gráficas que has conocido hasta ahora y a comprender cómo funciona la percepción humana.

Es un tema que, cuanto más exploras, más comprendes. Nosotros os recomendamos “Diseño Gráfico para no diseñadores”, una guía imprescindible para los no iniciados en la materia.

4. Interactúa. Sal de tu zona de confort

¿Has probado a hablar y relacionarte con gente con la que habitualmente no lo haces? Es un buen consejo para ser más creativo, ya que la gente con la que habitualmente no hablas, puede tener interesantes historias que contarte, si les dejas.

Por ejemplo, la próxima vez que cojas un taxi, pregúntale al taxista cuál ha sido la cosa más loca que le ha pasado en su trabajo. Nunca se sabe lo que te puede contar -y aportar- un desconocido.

5. Juega con niños a menudo

Si te sientes poco creativo, probablemente es porque no has fomentado esa faceta y, en algún momento entre tu infancia y tu edad adulta, perdiste el contacto con la parte más imaginativa de tu cerebro. Jugar con niños puede retrotraerte a ese estado. Participa en sus juegos, escucha sus fantasías con interés y sígueles el rollo. Pronto te verás inmerso en una selva tropical rodeado de leones y cocodrilos sin salir de tu cocina. ¿Por qué no extrapolar la creatividad infantil a la vida diaria?

Jaime P. Llasera

Soy Ingeniero informático, diseñador gráfico y desde hace más de 13 años ayudo a otras empresas a trabajar en su identidad corporativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *