Logos: Qué son, qué tipos existen y cuál escojo para mi marca

19/10/2020 · Post
Logos de marca de Slack en pizarra

Si pensamos en el concepto nos pueden venir numerosos ejemplos de logos a la cabeza. No debemos confundir este término con el concepto de marca que os explicamos anteriormente. Un logo es un elemento clave de la marca, por no decir el protagonista, pero no el único. Aunque gracias a él, nuestros clientes podrán identificar a la empresa a través de su nombre y de su representación gráfica.

Si aún no tienes claras las diferencias entre marca y logo, visita este artículo donde lo explicamos con detalle: ¿Cuál es la diferencia entre una marca y un logo?

¿Qué son los logos? y ¿para qué sirven?

El termino “logo” deriva de la palabra griega “logos” que significa “palabra”. Los logos son representaciones gráficas o simbólicas de las marcas. Un logo tiene la misión de identificar a la empresa, nunca promocionarla. El logo de tu empresa debe ayudar a tus clientes a recordarte.

A la hora de diseñar un logotipo, este debe ser simple, representativo y original. Esto favorecerá que además sea escalable, longevo, memorable y relevante para nuestro proyecto.

tipos de logos logotipos isotipo imagotipo isologo
Todas las diferentes categorías de logos que podemos encontrar

Tipos de logos que existen

Actualmente podríamos catalogar a los logos en cuatro tipos diferentes: logotipo, isotipo, imagotipo, e isologo. Os explicamos cada tipo y sus diferencias.

I. Logotipos

Un logotipo es meramente una palabra escrita de una forma que favorezca su pregnancia, que sea memorable. Podríamos categorizarlo como una marca denominativa. Un logotipo usa tipografías o composiciones de palabras para definirse. Pensemos en los logos de marcas como Coca-Cola o Google. Ambas cuentan con un logotipo para identificar su compañía.

II. Isotipos

Un isotipo es un símbolo o representación gráfica que busca resaltar algún significado, valor o concepto de la marca. Nos referimos a la parte más icónica de la representación gráfica de una marca. Este tipo de logos requieren de tiempo y consistencia de uso para lograr posicionarse en la cabeza de los clientes. Tras esta inversión, un logo isotipo puede posicionar a la marca en la cabeza con un solo vistazo. Este tipo de logo funciona de forma independiente al texto o nombre de la empresa. Pensemos en marcas como Shell, Apple o Nike, que hacen uso de un isotipo desde hace años.

III. Imagotipos

Un imagotipo es el resultado de la unión del logotipo y el isotipo. Ambos deben estar en perfecto equilibrio y armonía. Hablamos la representación gráfica de varias palabras junto a un símbolo. La parte tipográfica está claramente separada de la parte más icónica y ambas conviven en armonía. Para dar con un ejemplo de imagotipo sólo debemos pensar en el logo de marcas como Amazon o Santander.

IV. Isologos

Un isologo es el resultado de la unión del logotipo y el isotipo, pero en este caso las dos partes que lo componen son indivisibles. No lograrían funcionar por separado. La representación gráfica del texto se encuentra tan integrada que actúa como símbolo también. Pensemos en los logos de marcas como Burger King, Nasa o Pizza Hut.

¿Cuál es el mejor tipo de logo para nuestro caso?

Nos gustaría exponeros algunos escenarios para que podáis escoger con algo más de cabeza qué tipo de logo realizar. Si un logotipo, un isotipo, un imagotipo o un isologo.

Ahora mismo existe una tendencia clara. Grandes marcas como Apple, Nike o Pepsi, se suman a otras que están realizando prácticamente todas sus comunicaciones sólo con su isotipo. No obstante, esta tendencia puede no ser beneficiosa para nuestro caso. La razón es bastante sencilla. Aunque el uso del isotipo en un logo pueda tener muchas evocaciones positivas, no deja de ser un símbolo desconocido para tu audiencia. Necesita ser aprendido. Para lograr que tu audiencia lo asuma, necesitas realizar una inversión de tiempo, dinero y recursos. Por otro lado, la gente se encuentra expuesta a una saturación de símbolos de forma constante.

Necesitaremos estudiar la viabilidad para usar o no símbolos en cada caso en particular. Siempre que nos sea posible, quizás sería más recomendable intentar prescindir del símbolo y centrarnos sólo en un logotipo. Hay excepciones claro. Si por ejemplo el nombre de nuestra empresa es largo, quizás usar un símbolo puede ayudarnos a conseguir mayor impacto visual. Si por otro lado, nuestro nombre de empresa es corto, quizás una marca denominativa (sólo el nombre) es más apropiada.

También es importante que tengamos en consideración dónde va a aplicarse nuestro logo. Con el uso de un símbolo, podemos contribuir a mejorar la atención sobre el logo. Seguramente esto nos ayude también a que sea más escalable si usamos en algún momento el símbolo sin el nombre, como un isotipo.

Si nos decantamos a realizar un isotipo, cuando éste es asumido y aprendido por nuestra audiencia, pasa a convertirse en un símbolo de nuestra marca. Esto aúna mucha fuerza y puede ser un recurso estupendo en nuestra comunicación. Si pensamos en marcas como Mercedes, Nike o Apple es imposible que no nos vengan sus isotipos a la cabeza. Incluir un isotipo como logo es una propuesta atractiva y ambiciosa pero requiere, como hemos explicado anteriormente, de tiempo y recursos para que logre calar en nuestra audiencia. Eso sí, evitemos mostrar en el símbolo algo que ya se lee la palabra. Es más apropiado mostrar algún valor o concepto que complemente y ayuda a evocar algo más positivo que algo obvio que redundará con el nombre.

Escojas el tipo de logo que escojas, presta siempre atención a la legibilidad. Todo lo que incluya el logo debe ser legible. No olvidemos que el fin último del logo es identificar a la empresa. La gente debe encontrar su lectura fácil desde un primer vistazo.


Si necesitas ampliar tu conocimiento sobre logotipos o si necesitas diseñar un logo desde cero, no dejes de visitar estos otros dos artículos:

Cómo crear un logo profesional desde el concepto hasta la propuesta
7 características para diseñar un buen logo hoy en día

Jaime P. Llasera

Soy Ingeniero informático, diseñador gráfico y desde hace más de 13 años ayudo a otras empresas a trabajar en su identidad corporativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *