La proporción áurea: Qué es y cómo se aplica en diseño gráfico

08/03/2021 · Post
Espiral de oro Proporción Aurea

A la proporción áurea se le han asignado muchas definiciones y nombres diferentes a lo largo de la historia. Si revisamos viejos textos, podremos encontrar referencias y denominaciones como el numero de oro, el número áureo, el número dorado, el número phi (que no número pi), la sección áurea, la medida áurea o la divina proporción. El descubrimiento de esta proporción o número causó todo un revuelo en las ciencias y las artes. Además, ha obsesionado a artistas, diseñadores, arquitectos, y todo tipo de profesionales en busca de la perfección visual, durante siglos.

Para conocer bien la proporción áurea debemos adentrarnos primero en el mundo de la geometría.

En este artículo os voy a contar un poco sobre su origen e historia. Vamos a conocer muchas de las verdades y mitos de la proporción áurea, y algo de terminología. Al final podrás encontrar una pequeña conclusión, ya que quiero compartir con todos vosotros una opinión más personal.


Indice del contenido


¿Qué es la proporción aérea? Un poco de historia

Para conocer el origen de la proporción áurea necesitamos remontarnos hasta el siglo XVI. Leonardo Pisano, también conocido como Fibonacci, fue un famoso matemático italiano, que contribuyó a divulgar por Europa el sistema de numeración árabe con base decimal que seguimos usando a día de hoy.

El gran descubrimiento de este matemático fue la sucesión de Fibonacci, que dio lugar más tarde a la proporción áurea. Esta proporción pasaría a relacionarse con la belleza o la naturaleza, y a utilizarse en arte y pintura por generaciones.

¿Qué es la sucesión de Fibonacci?

Seguro que el nombre te suena de alguna clase de matemáticas de tu infancia. Hablamos de una sucesión numérica infinita.

Es la siguiente: 1, 1, 2, 3, 8, 5, 8, 13, 21, 34, 55, etc.

En la sucesión de Fibonacci la suma de dos números consecutivos siempre da como resultado el siguiente número. Además, la relación que existe entre cada pareja de números, se va aproximando cada vez más a un número en concreto: el número áureo. Es decir, si dividimos cada número de la secuencia con su número anterior, el resultado obtenido se va aproximando cada vez más al valor del número áureo y la diferencia es cada vez menor a medida que tomamos valores mayores en la sucesión.

El número áureo se ha representado hasta ahora por la letra griega φ o Φ (phi), en honor al escultor griego Fidias. No fue descubierto como un valor unitario, sino como una relación o proporción. El valor del número áureo equivale a 1,618034 y vamos a conocer por qué se le otorgan a este número estas interesantes propiedades.

El rectángulo áureo y la espiral de oro

Estamos hablando de arte y diseño gráfico, ¿cómo se aplica entonces esta sucesión de números o proporción a nuestra disciplina? Para entender mejor la proporción áurea y cómo pasó a aplicarse al arte, necesitamos explicar la creación del rectángulo áureo y de la espiral de oro.

Vamos a verlo en 3 rápidos pasos, para que podáis conocer bien estas dos herramientas.

1. Si trasladamos dos valores de la secuencia numérica anterior, obtendríamos un cuadro con la siguiente proporción.

Rectángulo dorado Fibonacci2. Si mantenemos la misma división que la que podemos encontrar en la sucesión de fibonacci el resultado sería el siguiente.

Fibonacci Rectángulo Dorado

3. Para obtener la famosa “espiral de oro”, bastaría con unir los diferentes vértices o dibujar semicírculos dentro de todos los cuadrados perfectos.

Espiral de oro Fibonacci Proporción Aurea

Tanto el rectángulo áureo como la espiral de oro, se pueden utilizar a día de hoy, como una forma de composición más a la hora de desarrollar nuestras creatividades en diseño gráfico. Un poco más abajo te cuento cómo aplico yo la secuencia de Fibonacci en el diseño editorial para jerarquizar la tipografía de titulares y párrafos.

La proporción áurea, la belleza y lo divino

El descubrimiento de Fibonacci causó muchísima fascinación. Posteriormente, otro matemático y teólogo italiano llamado Luca Pacioli publicó un libro denominado La Divina Proporción (1590), alegando 5 motivos por los que el número áureo era divino. Desde la publicación de su libro, la proporción áurea fue tomada como la proporción divina, alegando que la sucesión de Fibonacci y su número áureo se relacionaban con algo más espiritual que la geometría. Como consecuencia de la publicación y de la acogida del libro, aparecieron muchos mitos sobre la aplicación de la proporción.

La proporción áurea, además de ser tomada como divina, obtuvo la fama de conseguir realzar la armonía y la belleza de los objetos o el arte. Por el auge de esta fama, a lo largo de la historia, la proporción áurea fue aplicada a innumerables proyectos de arquitectura o pintura. Algunos de estos proyectos se relacionaban con la iglesia y la religión cristiana, pero también aparecía en otros donde no existía una relación aparente. Aquellos artistas comprendieron en su momento que la proporción es un aspecto a cuidar ante el espectador, para ganar armonía y resaltar la belleza de las cosas.

Como la proporción áurea es una proporción considerada como más bella o armoniosa, es decir más agradable al ojo, se utilizó mucho en el arte, en la arquitectura y en el diseño. No obstante, pese a que su origen se establece en pleno siglo XVI, existen evidencias de la aplicación del número áureo desde tiempos más remotos. Parece que los primeros en teorizar y estudiar el número áureo fueron los griegos. Euclides o mismamente Platón, dedicaron tiempo a estudiar esta teoría. Se sabe que los griegos aplicaron la proporción áurea al arte y a la arquitectura. Podemos ver el número áureo aplicado al Partenón y en algunos de los diseños de sus columnas.

Parte de la curiosidad sobre la proporción áurea reside en las especulaciones donde se alega que este número se repite con mucha frecuencia en la naturaleza. Supuestamente podíamos llegar a detallar una espiral de oro perfecta, o las proporciones de la sucesión de Fibonacci en plantas, insectos, frutas, etc. Incluso hay quien alegaba que la proporción áurea era la base sobre la que se construía todo el mundo natural. Como la proporción estaba presente en la naturaleza, se llegaba a concluir que se trataba de una manifestación de la misma y de ahí que el número áureo es la manifestación mas natural de la belleza. Se pensaba que cualquier cosa que se diseñara o elaborara siguiendo estas proporciones contaría con una belleza intrínseca.

Espiral de oro Mona Lisa Leonardo da Vinci Número áureo
La supuesta proporción áurea bajo La Mona Lisa (Leonardo da Vinci) casi parece algo forzada

Terminología ligada a la proporción

¿Qué es el punto áureo?

El punto áureo es el punto de origen de una proposición áurea. Para que logres comprenderlo mejor, el punto áureo es el punto fuerte desde el que parte la espiral de oro. Este punto suele marcar dónde se puede centrar la atención en pintura, fotografía o diseño.

¿Qué es el número de oro?

El número de oro, también llamado número áureo, es el número que expresa la relación que guardan los números en la secuencia de Fibonacci. Hablamos del número 1,618034. Es la base matemática sobre la que se construye la espiral de oro, que podemos relacionar visualmente con la proporción áurea.

¿Qué es el rectángulo aureo?

Un rectángulo áureo es un rectángulo cuyos lagos se rigen partiendo de la proporción áurea. Puede ser una herramienta muy práctica de proporción y composición, junto con la espiral de oro.

La proporción áurea en el diseño de logos

A la hora de diseñar logos muchos diseñadores gráficos buscan siempre “las proporciones ideales” en las que plasmar al protagonista de la identidad visual. Aquí abajo podemos conocer algunos ejemplos de logos que han seguido las proporciones áureas para diseñar sus formas finales. Esto no quiere decir que para diseñar logos el número áureo sea siempre la mejor proporción a seguir, pero no está demás conocer algunos ejemplos de logos muy conocidos que han sido diseñados siguiendo la sucesión de Fibonacci.

Una vez más vamos a poder comprobar que en el diseño gráfico nada es fruto del azar.

Algunos logos que han usado la proporción aurea en su diseño son por ejemplo el logo de Apple, el de Twitter o el de National Geographic.

Logo Apple Proporción Aurea Número Aureo

Cómo usar la proporción áurea para jerarquizar tipografía

La jerarquía es el control visual de la información en la disposición de un diseño. Ya sabemos que la jerarquía influye directamente en el orden en que el ojo humano percibe lo que ve. En diseño gráfico utilizamos la jerarquía para conseguir cohesión y estructura, orden visual, crear dirección, generar énfasis y también para guiar la lectura al espectador.

Quiero compartir con vosotros un truco bastante sencillo para jerarquizar textos y tipografía haciendo uso de la proporción áurea o la sucesión de fibonacci.

A todos nos ha pasado en alguna ocasión, que no terminamos de decidir la diferencia o tamaño exacto que debe de haber entre la tipografía de un titular y la tipografía de un texto de párrafo. Usando la proporción áurea vamos a poder sacar relaciones muy acertadas para los tamaños de los textos y para establecer una jerarquía funcional, coherente y armoniosa.

Jerarquía Tipográfica con la sucesión de Fibonacci
Jerarquía tipográfica usando la sucesión de Fibonacci

Para ello sólo tenemos que escoger 3 números seguidos de la sucesión de fibonacci y asignar cada uno de estos números a los tamaños de las tipografías. Aquí abajo os dejo un ejemplo claro.

O si prefieres establecer el resto de valores partiendo de uno en concreto, puedes optar por dividir o multiplicar el número áureo, en función de si partimos del valor del tamaño del texto del titular o del párrafo.

Desmontando la proporción áurea

En innumerables ocasiones se nos ha repetido una y otra vez que la proporción áurea era la proporción perfecta. Se nos advertía que si realmente queríamos llegar a diseñar algo bello y  armonioso en diseño gráfico necesitábamos hacer uso de ella.

Si me preguntas a mi, te diré que todo lo anterior ha sido objeto de mitos y conjeturas.

En diseño gráfico, vamos a poder encontrar buenos diseños, que utilizan esta proporción y consiguen un resultado con belleza y armonía. No obstante, el que hayan optado por usar la proporción áurea no ha sido el condicionante de ese logro. No podemos asegurar que el número áureo transfiere belleza o armonía a los diseños. Creo que la proporción áurea ha estado ligada a mitos y especulaciones, quizás infundadas por su supuesta relación con la divinidad y la belleza. Se han estado años buscando ocasiones idóneas para justificar su uso, alegando que estaba presente de forma repetida en la naturaleza para relacionarlo una belleza intrínseca. Lo cierto es que no está probado científicamente que el número áureo se repita de forma constante en la naturaleza, y puedes encontrar todos los ejemplos que quieras para rebatir este argumento.

Por tanto, podemos concluir que la proporción áurea no posee las cualidades divinas que se le han atribuido todos estos siglos.

¿Qué pasa entonces con los diseños elaborados siguiendo esta proporción? ¿Deberíamos dejar de utilizar el número áureo, el rectángulo áureo o la espiral de oro?

No.

Tan sólo necesitamos valorar la proporción áurea como lo que es, una regla más de composición y proporción. Otorgarle la misma atención que dedicamos a otras reglas, como por ejemplo la regla de los tercios y que evitemos relacionar al número áureo con cualquier tipo de divinidad o razón espiritual.

Jaime P. Llasera

Soy Ingeniero informático, diseñador gráfico y desde hace más de 13 años ayudo a otras empresas a trabajar en su identidad corporativa.
YouTube

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *