Psicología tipográfica: qué es y qué debemos tener en cuenta

06/05/2021 · Post
Personalidad de las tipografías o psicología tipográfica

Todas las tipografías cuentan con su propia personalidad y pueden evocarnos emociones. Es lo que se conoce como psicología tipográfica o personalidad de la tipografía. Su forma y estilo afecta directamente a cómo las percibimos nosotros. Todo ello está estrechamente relacionado con la psicología de la forma. Por eso, es importante que como diseñadores gráficos conozcamos bien qué emociones puede evocarnos cada tipografía.

Así podremos usarlas a nuestro favor, escogiendo la tipografía que mejor nos ayude a transmitir nuestro mensaje.

Seguro que en alguna ocasión donde necesitabas desarrollar una presentación, diseñar un logo o elaborar una tarjeta de visita, has matado el tiempo buscando la mejor tipografía para tu proyecto. No estás solo. Yo también soy culpable y he perdido mucho tiempo navegando plataformas como Myfonts. Las tipografías tienen algo hipnótico que te atrapa.

En este artículo voy a profundizar un poco más en el concepto de psicología tipográfica y vamos a detallar qué emociones pueden llegar a evocarnos los diferentes estilos de tipografía.


Índice de contenido


¿Qué es la psicología tipográfica o personalidad de la tipografía?

La psicología tipográfica o personalidad de la tipografía es el conjunto de emociones que nos puede evocar una tipografía. Como he dicho antes, las fuentes tipográficas pueden contar con diferentes personalidades. Pueden ser alegres, serias, informales, elegantes, etc.

Con las tipografías pasa igual que con los colores y la psicología del color. En función de la que observemos podemos obtener emociones y sensaciones muy diferentes.

¿Por qué debemos tener en cuenta la psicología tipográfica?

Cuando estamos elaborando una pieza de diseño gráfico, vamos a necesitar garantizar que el estilo de nuestras tipografías se corresponde con nuestro contenido. En función de la que escojamos podemos llegar a transmitir emociones muy diferentes. La forma y personalidad tipográfica debe ser coherente con el mensaje que queremos comunicar. Si la tipografía que usamos al final, no respalda el propósito final de nuestro diseño, podemos generar una desconexión visual.

Por eso, escoger mal puede llegar a confundir bastante a nuestra audiencia. Para evitar este error lo mejor es hacer uso del sentido común.

Psicología tipográfica según la tipografía

Las emociones que nos pueden evocar las tipografías no van a ser las mismas si hablamos de una tipografía con serifa que por ejemplo una manuscrita. Es muy importante conocer bien los diferentes tipos de fuentes y qué sensaciones puede evocarnos cada una si las incluimos a nuestro proyecto.

Nos ayudará a ser coherentes con nuestro mensaje y a reforzar la conexión visual con el espectador.

Tipografía Palatino Serif Hermann Zapf
Tipografía Palatino Serif – Hermann Zapf 1948

I. Tipografías con serifa

Las tipografías con serifa o tipografías serif son fuentes tipográficas clásicas que cuentan con muchísima historia. Dentro de este estilo de tipografía podemos encontrar una gran variedad: tipografías romanas clásicas, tipografías romanas modernas, slab serif o tipografías egipcias, etc.

Esta tipografía se usa mucho por parte de empresas que buscan evocar prestigio y elegancia. Hasta hace unos años, junto con parte de las manuscritas, las tipografías con serifa han estado muy ligadas al sector del lujo.

Las tipografías con serifa cuentan con un alto contraste en sus trazos, lo que contribuye a darles una personalidad más refinada.

Desde el punto de vista de la psicología tipográfica las tipografías con serifa se perciben como tipografías tradicionales, elegantes y formales. Evocan seriedad y firmeza. Además, la serifa proporciona una sensación de unión entre los caracteres, lo que contribuye a mejorar la legibilidad del texto.

Algunos ejemplos de tipografías con serifa podrían ser: Times New Roman, Garamond, Rockwell o Swift.

Tipografía Helvética Neue Haas Grotesk Max Miedinger
Tipografía Helvética Helvética (Neue Haas Grotesk) – Max Miedinger 1957

II. Tipografías sin serifa

Las tipografías sin serifa o sans serif tienden más hacia la geometría. Son consideradas como tipografías más modernas. No suelen contener curvas decorativas. En su lugar encontramos vértices rectos y formas más regulares.

A diferencia de las tipografías con serifa, los trazos son uniformes por lo que no cuentan con mucho contraste. Este estilo se caracterizan por su facilidad de lectura. Los pesos o grosores más altos son especialmente idóneos para impactar desde titulares.

Desde el punto de vista de la psicología tipográfica las tipografías sin serifa evocan modernidad, fuerza, dinamismo, seguridad, neutralidad y sencillez. A través de este estilo tipográfico se entrega el mensaje de forma sencilla y directa.

Entre las familias tipográficas sin serifa más conocidas podemos encontrar: Arial, Gotham, Futura o Helvética entre otras.

Tipografía Script Parisienne Personalidad Tipográfica Psicología
Tipografía Parisienne de Google Fonts

III. Tipografías Script o Cursivas

Estas tipografías son las fuentes consideradas como manuscritas. Representan o imitan la caligrafía a mano por lo que se les denomina también como tipografías caligráficas. Generalmente las tipografías manuscritas cuentan con una tendencia cursiva o itálica. Las letras se ligan entre sí y encontramos curvas más pronunciadas que en los dos tipos anteriores.

Desde el punto de vista de la psicología tipográfica las tipografías script o manuscritas pueden evocar conceptos como fantasía, elegancia, empatía o creatividad.

Las tipografías script además de elegantes son fuentes muy cercanas. Cuentan con un carácter más humano y menos mecánico. Como las tipografías con serifa, en muchas ocasiones se relacionan con el lujo, la sofisticación y la alta calidad.

Algunas tipografías cursivas podrían ser Beckham Script o Parisienne que podemos descargar gratuitamente desde Google Fonts.

Tipografía Display Cooper Personalidad Tipográfica Psicología

IV. Tipografías Display o decorativas

Las tipografías decorativas, también denominadas “display”, están consideradas como tipografías divertidas, más desenfadadas. Pueden transmitir una gran variedad de sensaciones, en función de cómo sea el resultado final.

Este estilo de fuente tipográfica no suele ser la más apropiada a la hora de diseñar el branding para una empresa o su identidad visual. Carecen de sensación de seriedad o profesionalidad. En cambio, sí es bastante común encontrarlas con frecuencia en el branding de producto, especialmente en el sector alimenticio. La tipografía decorativa está presente en alimentos destinados a su consumo infantil o joven, como en cajas de cereales o galletas.

Las tipografías display son fuentes muy variadas y cuentan un carácter y personalidad muy fuerte. Desde el punto de vista de la psicología tipográfica son transgresoras y contribuyen a llamar más la atención. No obstante, la legibilidad que se puede obtener con este tipo de fuentes es algo más pobre.

Pueden llegar a transmitir falta de cuidado o desinterés en el diseño. Por eso, piénsate bien cuándo utilizar este tipo de fuentes tipográficas.

Un poco de sentido común con las tipografías

Dominar la personalidad de las tipografías no representa realmente un duelo demasiado conflictivo. Tan sólo deja que tu sentido común sea quien dicte la mejor tipografía para comunicar el mensaje que estás buscando transmitir.

Piensa que también podemos conseguir evocar otras sensaciones con el uso del tracking. Por ejemplo, si ampliamos el espacio entre caracteres de una tipografía condensada y el texto se encuentra en mayúsculas, podemos lograr evocar un efecto de sofisticación.

En el caso de una invitación de un cumpleaños infantil necesitará de una tipografía divertida y cercana. Aquí una tipografía decorativa o display puede ser una buena opción. En cambio, una invitación para a una reunión de empresa, necesitará de una tipografía más seria y formal. Una tipografía con serifa puede ser una opción más acertada.

Si contamos con una empresa que quiere reflejar innovación y modernidad desde su identidad de marca, quizás, escoger una tipografía con serifa puede no ser su mejor opción. Por otro lado, si nuestra marca va dirigida a un público infantil, quizás la tipografía debería ser más pícara y juguetona, alejándonos de lo formal y clásico.

Lo que cada tipografía nos evoca puede estar muy influenciado con la cultura y el contexto desde el que queremos transmitir nuestro mensaje. Por favor, tómate esta información como consejos y no como reglas inquebrantables. Al final tú eres quién mejor debe conocer las necesidades de tu proyecto.

Si estás buscando coger algunas ideas y encontrar tipografías para usar más adelante, echa un vistazo a estos dos artículos:

Ahora, cuando vayas a escoger la tipografía para tu logo o para tu web, seguro que vas a poder contar con una nueva perspectiva que te ayude a escoger con más objetividad. La fuente que utilicemos va a decir mucho sobre nuestro diseño. No dejes de lado la psicología de la tipografía o personalidad tipográfica y tenla siempre en cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *