Branding: Qué es y cómo puede ayudar a tu empresa

23/09/2020 · Post
Starbucks Vaso Branding

Trabajar por conseguir un branding excelente puede ser esencial para que una pequeña empresa, startup o negocio de reciente creación saque la cabeza en un mercado saturado por la competencia.

Para poder desarrollar un branding apropiado para nuestro proyecto, necesitaremos resaltar las cualidades que nos gustaría que tuviera la marca y definir a nuestra audiencia objetivo. Sólo así podremos trasladar mejor nuestra visión y valores a los potenciales clientes.

En este artículo os facilitaremos una serie de herramientas para ir dando forma a la personalidad de nuestro proyecto. Nos enseñarán cómo conectar con nuestra audiencia y además, qué pasos debemos tomar para elaborar un branding apropiado.


Índice de contenido

  1. ¿Qué es el branding?
  2. ¿Qué es una marca?
  3. Cómo definir un branding de forma correcta
  4. Algunos beneficios del branding

¿Qué es el branding?

Podemos definir el branding como “el proceso de construcción de una marca”. Cuando la marca o la idea de nuestro negocio está tomando forma en nuestra cabeza, es lógico que lleve asociados unos valores. Es importante que estos valores se construyan siempre de forma continua con el negocio, para poder dotar a la marca de una personalidad definida y coherente.

El branding, identidad de marca o brand management, conlleva acciones relacionadas los valores de la marca y el posicionamiento, creando una conexión con el público para influir en sus decisiones de compra. Además, el branding es lo que, junto con la misión y los valores, separa a tu empresa de los demás y afecta considerablemente en todas las áreas de tu negocio.

Como bien dijo el CEO y fundador de Amazon Jeff Bezos: “tu marca es lo que la gente dice de ti cuando no estás en la sala”. Un branding correcto describe a qué audiencia diriges tu negocio, qué tipo de servicios o productos ofreces y qué te distingue frente al resto de empresas.

El desarrollo de un branding no es algo puramente técnico. El branding trata de emociones, de los sentimientos que experimentan tus clientes cuando tratan con tu empresa. El branding intenta “canalizar” todas esas emociones para que tengan una forma o experiencia más aproximada a la deseada por nosotros. La experiencia del consumidor es por lo tanto, lo que se pretende abarcar con el branding.

Pegatinas personalizadas Imborrable

¿Qué es una marca?

Una marca no es solamente un nombre o un logotipo. Cuando hablamos de marca hablamos de un conjunto de experiencias o emociones que tu audiencia objetivo ha ido creando desde la aparición de la marca en el mercado.

Este proceso es individual, cada persona entiende la marca de una manera diferente. Los contextos económicos, culturales o sociales de cada individuo y sus experiencias con la compañía pueden lógicamente afectar a esta perspectiva. Es por ello que una estrategia de branding es vital para intentar garantizar algo de control sobre cómo pueden llegar a percibir tu audiencia a tu negocio. Toda empresa debe trabajar por diferenciar su marca de la competencia, resaltar las características que los hacen únicos y ofrecer una experiencia de compra o servicios atractiva.

Todas las marcas necesitan de valores, propósitos que guíen sus acciones. Cuando un branding está trabajado y bien definido, esto se traslada al cliente, otorgando una imagen positiva y profesional. Un branding definido y acertado puede ayudar a agilizar la compra de un producto o servicio por parte de tus clientes.

Branding y diseño gráfico GafaVintage

Cómo definir un branding de forma correcta

Antes de lanzarnos a remarcar los pasos que se deben seguir para definir un branding correcto para vuestro proyecto, existen una serie de preguntas que toda empresa debería replantearse. Os recomendamos leerlas y meditar con calma cada una. Os ayudarán a descubrir más sobre vuestro proyecto. Además, nos permitirán crear un cliente-arquetipo sobre el que trabajaremos para conectar emocionalmente con nuestro branding.

Os listamos algunas de las preguntas que os ayudarán a entender más ampliamente el  concepto y objetivo de vuestro negocio.

  • ¿Quiénes somos? ¿qué hacemos? ¿cómo lo hacemos?
  • ¿Cuáles son mis clientes potenciales?
  • ¿Cuáles son mis competidores?
  • ¿Cuál es nuestra propuesta de valor? ¿en qué se diferencia de mi competencia?
  • ¿Qué beneficios ofrecemos a nuestros clientes? ¿es alguno emocional?
  • ¿Qué valores perseguimos? ¿cuáles guían nuestro comportamiento?
  • ¿Cómo nos ve nuestro cliente tipo?
  • ¿Qué tipo de personalidad le encaja a mi proyecto?
  • ¿Hacia dónde queremos llegar?

La identidad de la marca o branding se trabaja desde numerosas áreas. El logotipo, la tipografía utilizada, los colores corporativos, el tono de la comunicación, la atención al cliente, la publicidad, etc. Todo forma parte de una misma estrategia para aproximarnos lo posible a esa propuesta de valor diferencial.

Toda empresa, marca o proyecto debe proponerse una meta alcanzable. Debemos ser conscientes de quiénes somos y qué acciones pueden ayudarnos a reflejar ese mensaje para alcanzar la meta objetivo.

Una vez definido nuestro cliente-arquetipo, podremos trabajar para desarrollar una personalidad coherente para la marca, que nos permita conectar emocionalmente con él. Conquista el corazón de tu consumidor.

Respondidas las preguntas podremos ayudarnos de los siguientes pasos, para lograr acotar mas correctamente el branding más acertado para nuestro proyecto.

1. Define correctamente los atributos de la marca

Con ayuda de las respuestas a las preguntas anteriores, podremos trabajar para resaltar las mejores cualidades de nuestro proyecto. Debemos tenerlas siempre en cuenta a la hora de desarrollar el branding de nuestra marca.

2. Define una identidad fuerte, consistente y coherente

La identidad de nuestro proyecto es fuerte y consistente cuando conecta emocionalmente con nuestra audiencia potencial. Debe ser coherente, no importa el canal o medio con el que nos comuniquemos con nuestra audiencia. Definir un nombre y diseñar un logotipo es sólo el primer paso. Una identidad fuerte permite a muchas empresas identificarse mediante un solo color.

3. Desarrolla una identidad visual que te ayude a llegar a tu objetivo

Como hemos comentado anteriormente, la identidad de marca no es solo un logotipo o un tono de comunicación. Debemos trabajar por desarrollar una identidad visual (tipografía, colores, iconos, símbolos, ilustraciones, etc.) que nos ayude a lograr nuestro objetivo principal: conectar con nuestro cliente. Presta atención a la psicología o significado de los colores y a los usados por tu competencia para diferenciarte. Responde a la siguiente pregunta ¿qué color o colores me ayudarían a comunicar mejor mis valores?

4. Define el tono y la voz de la marca

Revisa los atributos de la marca y ponte en el punto de vista del cliente. ¿Cómo puedes transmitir esos atributos con la voz de la marca? Aquí también es importante diferenciar entre tono y voz. Tu voz no cambia nunca, pues estará vinculada siempre con los atributos de tu proyecto. En cambio, tu tono puede llegar a reformularse para adaptarse a diferentes audiencias y canales.

5. Crea un eslogan que impacte

  • “Just do it”
  • “I’m loving it”
  • “Think different”

Todos conocemos el poder de las palabras. Muchas empresas nos pueden venir a la cabeza sólo por asociación con sus eslóganes. Este tipo de frases se desarrollaran para apoyar la comunicación cuando un logotipo o identidad visual no es suficiente. Incluso se desarrollan también para una campaña puntual. Los lemas pueden estar asociados con empresas por mucho tiempo o cambiar para adaptarse a un nuevo posicionamiento. Escoge uno preferiblemente corto para que se recuerde con mayor facilidad.

6. Trabaja el posicionamiento

Los atributos de la marca os ayudarán a humanizarla, empatizar con el proyecto y a definir las expectativas. Con los atributos definidos podremos desarrollar lo que serán los objetivos comerciales y pensar en cómo posicionar el proyecto en la cabeza de nuestros clientes, cómo conectar con ellos y captar su atención. El branding es una herramienta única y necesaria para trabajar el posicionamiento. Una vez definido necesitaremos seguir innovando y buscando nuevas formas de posicionar nuestra marca en la cabeza de nuestros consumidores.

Algunos beneficios del branding

Trabajar de una forma profunda en el branding nos repercutirá muchas ventajas que nos ayudarán a lograr nuestro objetivo inicial. Os marcamos algunas de las más destacables.

  1. Nos ayudará a distinguirnos de la competencia.
  2. El branding nos permite posicionarnos en la cabeza de nuestro cliente como expertos en algo.
  3. Nos ayuda a controlar los distintos escenarios y vías de comunicación donde opera nuestra marca.
  4. Nos permite unificar nuestro tono y comunicación para lograr transmitir un mensaje coherente en todas las vías.
Jaime P. Llasera

Soy Ingeniero informático, diseñador gráfico y desde hace más de 10 años ayudo a otras empresas a trabajar en su identidad corporativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *