Franxurio: “Era el típico niño que se sabía cuánto mide cada dinosaurio”

04/01/2021 · Post

Francisco Riolobos o “Franxurio” es un ilustrador sevillano especializado en animales y naturaleza. Aunque es diseñador industrial, se mudó a Barcelona para aprender a dedicarse a lo que realmente le gusta: dibujar. Trabaja mayormente para el sector editorial y prensa, ilustrando artículos de opinión, ciencia o videojuegos. Cuando no está dibujando se dedica a convencer a la gente de que los pájaros son dinosaurios.

La ciencia ficción, la animación y los cómics tienen mucha influencia en el trabajo de este T-Rex de la ilustración. Por eso huye del naturalismo, otorgando a sus ilustraciones un estilo más desenfadado, con colores planos y formas simples, sin abandonar por ello la investigación y la documentación.

No queríamos dejar pasar la oportunidad de sentarnos a charlar con él, para que podáis conocer algo más de cerca a este joven y prometedor ilustrador.

Dale al play y sigue leyendo.

Francisco Riolobos Franxurio

¿Qué cosas te inspiran a la hora de dibujar?

El ‘flashazo’ puede venir con cualquier cosa: dando una vuelta por la calle, con un videojuego o con alguna noticia. A veces incluso los propios programas con los que trabajo pueden hacerme dar con la tecla para una serie de dibujos a partir de un pincel o una textura nuevos.

¿Cuáles dirías que son tus influencias? ¿Y tus artistas fetiche?

Van cambiando constantemente, generalmente según la cultura que esté consumiendo en ese momento. Este año por ejemplo he visto Samurai Jack y jugado un montón a Pokémon, así que eso ha influido mucho en qué he dibujado y cómo lo he dibujado. Mis artistas fetiche también van cambiando, ahora mismo me salen Michael Deforge, Georges Mager o Daniel Shaffer, pero en unos meses te diría otros.

De todas formas algo que siempre tengo presente son los sitios que quiero y conozco bien, Sevilla y el Valle del Jerte suelen estar de una forma u otra en lo que dibujo.

¿Cuándo decidiste que te dedicarías a ser ilustrador? ¿era tu profesión soñada de niño?

Quería ser paleontólogo, o biólogo, o cualquier trabajo que tuviese que ver con bichos. Siempre andaba dibujando dinosaurios, no había otra cosa. Nunca paré de dibujar pero no pensaba en ello como una profesión. Me saqué Diseño Industrial porque se supone que es algo útil y tiene salidas, ¿no?

La ingeniería no me convencía y con tantas horas de estudio te pasas muchas horas frente al papel en blanco. Volví a obsesionarme con el dibujo garabateando entre apuntes y tras mucha frustración con los estudios me convencí para dar el salto.

Gran parte de tus ilustraciones retratan dinosaurios y fósiles. ¿Cuándo surgió ese fanatismo hacia lo jurásico?

Pues desde tengo recuerdos. Tenía un par de libros y copiaba las ilustraciones una y otra vez. Era el típico niño que se sabía cuánto mide cada dinosaurio. Mi nerdismo ha seguido creciendo: me leo los papers que describen dinosaurios nuevos y a veces los dibujo antes de que exista siquiera una reconstrucción oficial.

Cuéntanos un poco acerca del trabajo de Franxurio, ¿cómo es tu aproximación al cliente?

Entiendo que hay dos tipos de cliente: el que tú buscas y el que viene a ti. Cuando dejo un portfolio, intento que el proyecto me interese: un estudio de videojuegos, una revista científica, cosas así. Si hay suerte y gusto pues trabajo en algo que controlo y que me siento cómodo. Cuando es al revés, el encargo suele ser más extraño o alejado de mis intereses, pero tengo la confianza de que al cliente le gusta lo que hago e intento aprender y adaptarme a lo que necesita.

Francisco Riolobos Franxurio

Francisco Riolobos Franxurio

Como estudio de diseño especializado en productos de papel, nos interesa conocer especialmente ¿qué parte de tu trabajo como ilustrador realizas en papel y cuál en digital? ¿cómo es el desarrollo del proceso creativo en el caso de Franxurio?

Trabajo principalmente con el iPad, pero generalmente todas las ilustraciones parten de un boceto a lápiz. Si tiene línea, la tinta también suele ser real. La escaneo y ya le doy color digital. Si no hay línea le hago una foto al boceto y a correr.

A veces me gusta experimentar con el escáner y la impresora, se consiguen distorsiones y efectos muy interesantes.

¿Recuerdas cuál fue tu primer encargo “en serio” como profesional?

Realmente empecé en 2018, hace nada. Mis primeros encargos serios fueron para artículos en medios online. Recuerdo especialmente uno sobre ‘la tecnificación del parto’. El tema me era absolutamente alienígena, pero al final salió. Ilustrando artículos de prensa te das cuenta de que debes estar preparado para dibujar sobre cualquier cosa.

¿Crees que en nuestro país se valora los suficiente el trabajo de los diseñadores e ilustradores?

En general diría que no, pero hay de todo. Mientras grandes empresas se aprovechan de que no les vas a decir que no y te ofrecen proyectos con presupuestos ridículos, hay pequeños medios que te tratan fenomenal y que se juegan su propia supervivencia con tal de pagarte lo que es justo.

Creo que a los ilustradores nos hace falta hacer más piña y tener menos miedo a hablar de dinero abiertamente.

¿Crees que hoy en día es una utopía tratar de vivir de tu arte? ¿Qué consejo le darías a alguien que esté comenzando a dar sus primeros pasos en la ilustración?

Llevo pocos años en esto y aún estoy muy verde, pero diría que es importante conseguir un equilibrio entre ser fiel a lo que te gusta dibujar y estar abierto a cualquier cosa. Aprender a llevarte todo a tu terreno. Si quieres vivir de la ilustración tienes que ser muy polivalente, pero que la gente se acuerde de ti y te tenga en mente. Es difícil.

Francisco Riolobos Franxurio
Portada ilustrada de Francisco Riolobos o Franxurio para la revista Gamereport

Cuéntanos el trabajo del que más orgulloso te sientes a día de hoy

Las portadas para la revista Gamereport. Fueron los primeros que confiaron en mí para hacer una portada. Me dieron mucha libertad número tras número, y salieron muy chulas.

¿Cómo suele estructurarse la jornada normal de trabajo de Franxurio?

Trabajo desde casa en un despachito. De nueve a dos y de cuatro a siete, más o menos. Para no acabar frito intento no estar más de dos o tres horas seguidas con un mismo proyecto y voy intercalando dibujos personales.

Háblanos un poco de tu espacio de trabajo, ¿cómo es? ¿qué te rodea al trabajar?

Antes del Covid trabajaba en el salón de casa, pero como mi pareja y mis compañeros de piso ahora también trabajan en casa me he pasado al despacho.

Es pequeñito y apenas tiene luz natural, pero lo llevo bien. Mi mesa suele estar rodeada de cosas, papeles de bocetos, tazas de café y piezas de Lego. Un caos controlado, que se suele decir

Francisco Riolobos Franxurio

Francisco Riolobos Franxurio

¿Qué otros proyectos tienes en marcha ahora mismo?

¡Lo que me echen! Hay un par de proyectos grandes que no puedo enseñar aún, pero siempre hay hueco para más cosas. En lo personal, quiero hacer algo con mi pueblo, estoy dibujando rincones que me interesan, pero creo que podría dar mucho más de si.

¿Dónde está Franxurio cuando no está dibujando dinosaurios?

Durmiendo o en el cuarto de baño.

Jaime P. Llasera

Soy Ingeniero informático, diseñador gráfico y desde hace más de 13 años ayudo a otras empresas a trabajar en su identidad corporativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *