JPG, GIF, PNG o TIFF: Los formatos de imagen digital y cuándo usarlos

30/04/2021 · Post
formatos de imagen digital

Una imagen digital es un recurso que ante todo debe ser versátil. Hablamos de una herramienta visual que vamos a poder usar para comunicarnos con nuestra audiencia. Con la llegada de las imágenes digitales por fin podemos ajustarlas técnicamente a nuestras necesidades. Pero para lograr adaptarlas a lo que necesitamos, primero debemos entender cómo funciona la imagen digital.

Las imágenes digitales nos van a permitir apoyarnos del buen diseño gráfico. Nos acompañarán en nuestras creatividades y trabajos, contribuyendo a plasmar lo que tenemos en la cabeza.

En este artículo os voy a ayudar a conocer bien las diferencias entre todos los formatos de imágenes de mapa de bits. Los más conocidos y que veremos con detalle son JPG, GIF, TIFF y PNG


Índice de contenido


¿Qué es un mapa de bits?

Los mapas de bits, también denominadas bitmaps o imágenes digitales, son imágenes rasterizadas formadas por una matriz de diminutos píxeles. Cada píxel almacena un color determinado. Sólo podremos verlos si ampliamos mucho la imagen, ya que desde cierta distancia el conjunto de píxeles parece unirse formando una imagen clara.

Los mapas de bits no cuentan con límite en el volumen de detalle que pueden incluir. Pueden llegar a ser muy complejos. Sin embargo, a diferencia de las imágenes vectoriales o vectores, los bitmaps no pueden ampliarse sin límite.

Si necesitamos ampliar la imagen digital, los programas de edición gráficos rasterizados (como por ejemplo Adobe Photoshop) necesitarán también ampliar el número de píxeles para llegar al tamaño deseado. ¿Cómo proceden entonces? ¿De dónde sacan esta información?

Si ampliamos la imagen por encima de su tamaño original, los programas de diseño se inventan estos píxeles que faltan. Por eso, cuando aumentamos la imagen pasado su tamaño original, ésta va a ir perdiendo calidad y pueden comenzar a notarse los píxeles.

Las fotografías son el tipo de imagen de mapa de bits más común. Por otro lado, las extensiones de archivo o formatos más comunes que almacenan este tipo de imagen digital son: JPG, PNG, GIF o TIFF.

Si no termina de quedarte muy clara la diferencia entre imágenes rasterizadas y vectores, puedes echar un vistazo a este otro artículo: Imágenes vectoriales y mapas de bits: Qué son y cuales son las diferencias.

¿Qué son los formatos de imagen?

Los formatos de imagen son las formas en que se representan las imágenes para almacenarlas. Hablamos de formatos de digitalización y de cómo se almacenan digitalmente los píxeles que componen las imágenes digitales de mapa de bits o bitmaps.

Cada formato cuenta con su propia metodología para almacenar los píxeles y la información de la imagen digital. Todos cuentan con fortalezas, pero también con desventajas.

1. JPG, poca o mucha compresión de imagen digital

JPG es un acrónimo del nombre del autor del formato de imagen digital: Joint Photographic Experts Group (JPEG). Se trata de un comité especializado en el tratamiento de la imagen digital y su calidad.

El formato JPG comprime mucho las imágenes, lo que permite obtener tamaños de archivo muy ligeros y prácticos. Comprime todos los píxeles que la componen en bloques o mosaicos. Un mismo bloque puede llegar a contener desde miles a millones de bits. Por eso las imágenes en JPG cuentan con diferentes niveles de calidad y de tamaño.

La gran ventaja del formato JPG es la compatibilidad. Se trata de un estándar internacional que es ampliamente compatible con los programas de imagen y otros software digitales. Todos los ordenadores, navegadores, smartphones, etc. son capaces de leer el formato JPG.

La desventaja es que el formato JPG no es editable, cada vez que guardamos un JPEG nuevo, la imagen va perdiendo calidad. Por eso suele utilizarse para distribuir contenido definitivo o final.

2. GIF: 256 colores con los que jugar en tu imagen digital

¿Alguna vez te has preguntado por qué un determinado GIF se veía algo pobre?
¿Te has sentido frustrado al exportar una animación de vídeo a este formato para comprobar que se perdía una gran cantidad de color?

Las siglas GIF se corresponden con Graphic Interchange Format. Este formato de imagen digital sólo puede almacenar 8-bits de información. 8-bits equivale a un total de 256 colores. Lo que siempre me recuerda a los videojuegos con los que crecí. Para que puedas entender las limitaciones de este formato, el ojo humano tiene la capacidad de ver observar más de un millón de colores.

Hablamos por tanto de un formato que sólo es apropiado para imágenes donde esa limitación de colores no sea un problema.

La gran fortaleza del formato GIF reside en la animación. Podemos incluir imágenes digitales animadas, siempre y cuando se encuentren representadas bajo los 256 colores. Otra gran ventaja, a diferencia del anterior formato de imagen JPG, es que con GIF no se pierde calidad cada vez que se guarda la imagen.

Eso sí, puede que no nos sirva para imágenes de alta calidad, pero el formato GIF nos puede almacenar tipografías de forma ligera. Algo que no pueden conseguir tan exageradamente el resto de formatos de imagen.

3. PNG: alta calidad y transparencia

PNG se corresponde con Portable Network Graphics. Se trata de un formato de imagen que permite transparencias. Además contamos con total a la gama de colores, sin limitaciones.

El formato de imagen digital PNG es claramente superior, pero no podía ser perfecto y cuenta con una limitación muy importante. Los archivos almacenados en PNG tienden a ser archivos pesados de gran tamaño, ocupando mucho espacio en el disco.

Esto es especialmente notorio si la imagen digital origen desde la que exportaremos al formato PNG es una imagen digital de mapa de bits. Si por ejemplo contamos con un archivo en Adobe illustrator, que sólo incluye vectores o tipografías, al exportarlo a PNG podremos observar que el peso no va a ser muy diferente del que obtenemos si lo exportamos bajo otros formatos de imagen como JPG o GIF. En cambio, al exportarlo a PNG podremos observar que la calidad de imagen y nitidez de los vectores y tipografías se mantiene óptima aún cuando han pasado a componerse por píxeles.

4. TIFF: Alta calidad de impresión desde la imagen digital

A la hora de enviar un formato para impresión a través de un arte final la calidad del archivo es lo más importante. Si necesitamos imprimir bajo un sistema de impresión una imagen en mapa de bits necesitaremos garantizar que la imagen cuenta con una alta resolución y por lo menos 300 ppp de resolución.

El formato TIFF se corresponde con Tagged Imaged File Format y es el formato de mapa de bits que prevalece en el sector gráfico. Fue desarrollado inicialmente por Microsoft y Aldus, aunque actualmente es propiedad de Adobe.

Es un formato muy versátil que no cuenta con una compresión agresiva. Es muy práctico ya que soporta el tratamiento de imagen por capas. Vamos a poder almacenar más de una imagen en el mismo archivo.

Un arte final se elabora bajo la extensión PDF (Printable Digital Format) para imprimirlo bajo un sistema de impresión. Bajo este documento vamos a poder incluir imágenes vectoriales pero también imágenes rasterizadas. El formato TIFF, al ser un formato sin apenas compresión de imagen, es ideal para incluir nuestros bitmaps en el arte final. Así garantizaremos que se imprimen con la mayor calidad posible y sin compresión.

Un pequeño resumen sobre los formatos de imagen

Utiliza JPG para los contenidos finales de tus diseños. Es un formato idóneo para publicar en web y redes sociales. Incluso si se exporta en alta calidad y a 300 ppp, también puede ser un formato compatible con un sistema de impresión. Eso sí, recuerda que cada vez que modifiques y guardes el archivo JPG éste va a ir perdiendo calidad.

El formato GIF sirve perfectamente para transferir tipografías en negro. No perderá nada de calidad, ya que los 8-bits dan de sobra para ello. También te servirá para mandar un gato animado a tus amigos.

PNG es el formato más completo. No pierde nada de calidad y permite transparencias. Su paleta de colores no cuenta con límite. No obstante es un archivo pesado y que no siempre es compatible con todo el software.

Usa el formato TIFF sólo para archivos destinados a impresión o cuando necesites almacenar una imagen a través de un sistema de capas.

¿La conclusión? El formato de imagen digital a usar es cuestión del contexto

Como hemos podido comprobar, cada formato cuenta con una finalidad para representar la imagen digital. Todos cuentan con ventajas y desventajas. Familiarizarte con ellos nos hará valorar mejor y más rápido qué formato es el más idóneo para utilizar en cada caso.

Cabe mencionar aquí que además de los citados como JPG, GIF, PNG o TIF, también se usan con frecuencia otros formatos de imagen digital como RAW o PSD.

RAW quiere decir crudo en inglés. Almacena la imagen digital sin procesar. Este formato nos permite almacenar más información que la que podemos encontrar en otros, como por ejemplo datos de exposición o los metadatos de la fotografía y de cuándo fue tomada.

PSD, es la extensión perteneciente a Adobe Photoshop y cada vez hay más programas de diseño que trabajan con imágenes rasterizadas que permitan importar formatos de archivo con esta extensión.

Ten en cuenta también que conocer los formatos de imagen digital al detalle también vendrá influenciado por el control de los programas de diseño que estés más habituado a utilizar.

Jaime P. Llasera

Soy Ingeniero informático, diseñador gráfico y desde hace más de 13 años ayudo a otras empresas a trabajar en su identidad corporativa.
YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *