Tipografías: Qué son y cómo escoger la mejor para tu marca

02/10/2020 · Post
tipografías diferentes sobre papel

Las tipografías son un elemento fundamental a la hora de diseñar la identidad de marca o branding de un proyecto. Junto con el logo, la paleta de colores y otros recursos, formarán parte del branding visual que diseñaremos estratégicamente para reforzar el mensaje que queramos enviar desde la empresa.

El tipo de fuente tipográfica que escojamos será clave a la hora de transmitir los valores de la marca. En este artículo, te presentaremos algunos consejos para escoger la tipografía más acertada para tu proyecto.


Índice de contenido

  1. ¿Qué es una tipografía?
  2. Tipos de tipografías
  3. ¿Cómo escoger la mejor tipografía para tu marca?
  4. Consejos a la hora de usar las tipografías
  5. 5 webs donde encontrar la mejor tipografía para tu marca
  6. ¿Cómo instalar una tipografía en nuestro ordenador?

¿Qué es una tipografía?

Podemos definir la tipografía como “el arte de diseñar las letras”. Al mismo tiempo, denominamos tipografía a un conjunto de caracteres alfanuméricos, que cuentan con un estilo y una serie de características en común. Toda su familia de caracteres se ha diseñado siguiendo unas mismas pautas y estilo. Posteriormente se han incluido en un archivo contenedor con formato OpenType (Microsoft y Adobe) o Truetype (Apple). Gracias a estos archivos podremos incluir las tipografías en nuestro catálogo tipográfico, que nos permitirá usarlas desde cualquier programa de edición de textos (o imágenes) desde nuestro ordenador. Podremos incluir estos diseños de letras en nuestras creatividades y composiciones, sin necesidad de diseñarlas una y otra vez.

No debemos confundir la técnica de la tipografía con el Lettering “el arte de dibujar las letras” o la Caligrafía “el arte de escribir las letras”. Aunque cuenten con similitud, estas 3 técnicas difieren en cómo conciben y abordan la creación de las letras.

Tipos de Tipografías Serif, Sans Serif y Slab Serif
Tipos de fuentes tipográficas: Serif, Sans Serif y Slab Serif

Tipos de Tipografías

Al igual que ocurre con las formas, los colores o las imágenes, las tipografías también pueden llegar a evocarnos conceptos o emociones. Esto les permite influir en el mensaje que queremos transmitir con la identidad de marca. Por ejemplo, si queremos que la empresa se muestre moderna y cercana, o quizás más tradicional y seria.

Podemos catalogar las tipografías en cuatro grupos grandes: Tipografías Serif, tipografías Sans Serif, Tipografías Slab Serif y Tipografías Script.

Tipografía Palatino Serif Hermann Zapf Tipografías Serif
Tipografía Palatino Serif – Hermann Zapf 1948

Tipografías Serif (Serifa o con remates)

Son aquellas tipografías que cuentan con serifas, remates o terminales, que son esos pequeños adornos ubicados en los extremos de las líneas. Algunos ejemplos de fuentes tipográficas Serif son: Times New Roman, Garamond o Book Antigua.

Las tipografías Serif suelen ser concebidas como serias y tradicionales. Cuentan con un aire académico o institucional. Son tipografías idóneas para párrafos o textos largos, ya que los pequeños terminales o serifas contribuyen a que se cree una línea imaginaria bajo el texto que facilita mucho lectura a nuestro ojo.

Tipografía Helvética Neue Haas Grotesk Max Miedinger Tipografías Sans Serif
Tipografía Helvética (Neue Haas Grotesk) – Max Miedinger 1957

Tipografías Sans Serif (o Palo seco)

Las tipografías Sans Serif se caracterizan por la ausencia de remates y terminales. Se diseñan sin serifas. Sus trazos apenas presentan contrastes. Algunos ejemplos de tipografías San Serif son: Futura, Helvética, Arial, Gotham o Avenir.

Las tipografías Sans Serif suelen asociarse con la tipografía comercial, ya que ofrecen un resultado muy bueno para la impresión de titulares o poco texto, en carteles y publicidad. Este estilo de fuente evoca modernidad, seguridad, neutralidad y minimalismo.

Aunque este tipo de fuente tipográfica no cuente con la línea invisible que consiguen las tipografías Serif para los textos largos, es muy recurrida también para textos en pantalla y textos en tamaños pequeños. Gracias precisamente a la ausencia de terminales y remates, esta tipografía puede resultar más legible en textos de pequeño tamaño que su hermana mayor.

Tipografía Rockwell Slab Serif Monotype Tipografías Slab Serif
Tipografía Rockwell Slab Serif – Monotype Corporation 1934

Tipografías Slab Serif

Las tipografías Slab Serif, también conocidas como “mecanistas” o “egipcias” se caracterizan por el uso de remates y terminales gruesos, en forma de bloque. Estas tipografías surgieron y se demandaron mucho a principios del siglo XIX con la revolución industrial. Entonces se requerían tipografías más grandes y vistosas para los titulares y la publicidad. Algunos ejemplos de tipografías Slab Serif son: Rockwell o Clarendon.

Las tipografías Slab Serif evocan fuerza, precisión y solidez. Esta tipografía también suele ser asociada con modernidad.

Tipografías Script (Manuscritas)

Las tipografías Script, también denominadas tipografías “cursivas”, son fuentes cuya apariencia y diseño está inspirado en la tipografía hecha a mano. Buscan imitar la caligrafía. Este tipo de tipografías exhibe la fluidez y calidez, propia del gesto manual.

Tipografía Gotham Tobias Frere Jones Sans Serif
Tipografía Gotham Sans Serif – Tobias Frere Jones 2000

¿Cómo escoger la mejor tipografía para tu marca?

La tipografía es una pieza clave en el proceso de crear un logotipo o identidad de marca. La importancia de escoger la fuente más correcta para tu proyecto no debe pasarse por alto. Si escogemos bien, la tipografía puede ayudarnos a reforzar nuestro mensaje, enfatizando las características del logotipo o la identidad. En el lado contrario, una mala decisión tipográfica puede evocar asociaciones equivocadas en nuestra audiencia.

Aquí os dejamos algunos consejos para conseguir dar con la mejor compañera para nuestro logotipo.

1. Apuesta por la simplicidad

Una tipografía limpia y simple siempre es más fácil de reproducir en diferentes ubicaciones, productos y tamaños.

2. Estudia a la competencia

Conocer qué tipografías está usando nuestra competencia nos ayudará a evitar escoger una muy parecida. La tipografía debe contribuir a que se nos diferencie de otras empresas del sector y al mismo tiempo a transmitir nuestros valores. La tipografía además, contribuirá a que nuestro logotipo sea reconocible y memorable.

3. Destaca tus valores

Debes reflexionar qué tipo de fuente o tipografía puede resultar más afín a la visión y valores de la empresa y a tu audiencia. Puede ocurrir que muchos valores vengan basados en nuestra propia experiencia personal. Por eso aquí es importante poder posicionarnos siempre en el papel del cliente o consumidor.

4. Considera el contexto y tu audiencia

El público al que va dirigida tu marca y el contexto donde se va a plasmar ese mensaje interfiere también en cómo debe ser resuelto. Escoge una tipografía que encaje con el mensaje que queramos enviar pero que nos permita también conectar con nuestra audiencia.

5. Evita usar muchas tipografías diferentes

Un diseño con más de 3 tipografías exige un esfuerzo de lectura para nuestro ojo. Una o dos fuentes tipográficas puede ser siempre la mejor opción, pero atrévete a combinar tipografías que se complementen bien entre sí. Os recomendamos utilizar una tipografía para titulares y otra destinada a párrafos y largos textos. Por otro lado, no es recomendable que la tipografía utilizada en el logotipo se use para cualquier otro texto.

6. Evita usar fuentes de moda

Lo que ahora puede ser una tipografía en boca de todos, mañana podría pasar de moda. Si queremos que nuestra identidad sea fuerte y sólida para los años que vienen, debemos apostar por una tipografía más atemporal, que nos ayude a reflejar los valores y las características de la empresa sin valorar tendencias.

7. Escucha a la voz de tu empresa

Toda marca debe trabajar su voz y tono de comunicación para seguir con su estrategia de branding. Cada tipografía funciona como un tono de voz, una forma de hablar y comunicar. Para valorar si una tipografía nos funciona como parte de nuestra comunicación, debemos ser capaces de abstraernos en qué es lo que dice su texto, y estudiar cómo lo está diciendo.

Para ello puede sernos de gran ayuda hacernos una serie de preguntas:

  • ¿Se trata de una tipografía elegante?
  • ¿Eres femenina o masculina?
  • Si fuera un producto, ¿sería barato o lujoso?

La finalidad de las preguntas es conocer más acerca de la personalidad de la tipografía. Tras responder a esa serie de preguntas, tendremos más claro si la tipografía es afín a los valores y a la audiencia a la que queremos llegar.

Por ejemplo, las tipografías en minúsculas cuentan con un enfoque más cercano y moderno. Al contrario, las tipografías en mayúsculas tienen un enfoque más serio, robusto y fuerte, que también puede resultar más agresivo.

8. Vigila la Legibilidad

Debemos asegurar que la tipografía escogida contribuye siempre con la legibilidad del texto. Si queremos comunicar algo el primer paso es que se lea. Si no se lee no habrá mensaje ni comunicación. Para ello no sólo debemos tener en cuenta la fuente tipográfica sino también el contraste y contexto donde se vaya a usar la fuente. El tamaño mínimo ideal para la lectura de un texto cercano es de 11 puntos.

Tipografía Swift de Gerard Unger Tipografía Serif
Tipografía Swift Serif – Gerard Unger

Consejos a la hora de usar las tipografías

A. Ten siempre presenta la forma de nuestras tipografías

Por ejemplo, si utilizamos una tipografía que es alta y estrecha, esta tipografía transmitirá elegancia. Si utilizamos tipografías redondeadas o gruesas sin serifa éstas se mostrarán más jóvenes. Las tipografías con ornamentación transmitirán más fantasía o incluso ceremonia.

Kerning o espacio entre caracteres de Tipografías

B. Cuidado con el Kerning

El Kerning es la separación que hay entre caracteres. De cara al diseño de logotipo es importante vigilar el Kerning para modificar los espacios y lograr así que la palabra cuente con más armonía.

C. Controla los tamaños del texto

Debemos tener en cuenta el tamaño de los textos. Dependiendo de dónde esté destinado el texto necesitaremos asignarle un tamaño u otro. Por ejemplo, para textos de avisos legales es normal que el tamaño no supere nunca los 5 o 6 puntos. Para bloques de texto a nivel editorial, que van a ser leídos a una distancia corta, utilizaremos tamaños que van desde los 8 hasta los 11 puntos.

D. Utilizar siempre tipografías de buena familia

Tipografías que estén bien diseñadas y que cuenten con una familia de versiones con las que poder trabajar. Una familia tipográfica incluye tipografías con diferentes grosores que nos permiten contar con más libertad: tipografía delgada, negrita, ultanegrita, cursiva, condensada, etc.

E. Alinea por defecto hacia la izquierda

Muchos diseñadores tienen predilección por la alineación justificada. Aunque visiblemente nos resulte más ordenado, este tipo de alineación ocasiona espacios irregulares entre las palabras y dificulta la lectura del texto. Siempre que sea posible, alinearemos los párrafos hacia la izquierda.

F. Usa ligaduras

Si vamos a utilizar la tipografía para el desarrollo de un logotipo y contamos con letras repetidas podemos plantearnos el uso de ligaduras. Éstas otorgarán más armonía y fluidez a la palabra.

5 webs donde encontrar la mejor tipografía para tu marca

En ocasiones encontrar una tipografía acertada se nos puede resistir. Aquí os dejamos una serie de webs donde podréis encontrar miles de tipografías gratuitas o de pago.

  • Google Fonts
    Se trata de una página bastante básica, pero que incluye un enorme catálogo de tipografías que podemos utilizar de forma gratuita. Muchas de sus fuentes se pueden asemejar a otras tipografías de uso privado, como por ejemplo la tipografía Montserrat, que se asemeja mucho a la Gotham. Esta herramienta de Google puede ser realmente útil, sin embargo al estar tan al alcance, muchas de sus tipografías han sido bastante utilizadas ya. El único problema con el que nos podemos encontrar es que algunas tipografías pueden no estar del todo perfectas y requieren que les metamos algo de mano para nuestros diseños. No obstante, Google Fonts sigue siendo una opción ideal para quien no se pueda permitir adquirir una tipografía de pago.
  • Myfonts
    Myfonts es la web de tipografías comerciales más popular de Internet. En este portal podemos encontrar tipografías de cualquier estilo para nuestros diseños, tanto editoriales como web. Todas las tipografías son de pago. La plataforma cuenta con una sección denominada What’s New, donde publican ofertas especiales y nuevas incorporaciones a su colección. Por otro lado, si hay alguna tipografía que te gustaría localizar, y cuentas con un texto escrito en ella, visita la sección What The Font.
  • Latinotype
    Este estudio tipográfico está formado por creadores de Latinoamérica. No cuenta con muchas tipografías, pero podeos encontrar algunas realmente buenas, como la Neogrotesk, a precios muy económicos.
  • Good Type Foundry
    Esta página web cuenta con un catálogo bastante variado de tipografías de alta calidad, aunque no es muy extenso.
  • Family Type
    Otra web bastante interesante que cuenta con tipografías bien definidas y trabajadas. Además, su página puede resultarte muy divertida. Te entretendrás mientras buscas la fuente que más te convenga. El equipo de Familytype son los responsables de otro original proyecto denominado Universal Sans, que merece la pena conocer. Bajo esta página web podremos ir creando una tipografía Sans a nuestro gusto, cambiando detalles como el grosor, los terminales, las serifas, etc.

¿Cómo instalar una tipografía en nuestro ordenador?

Todo sistema operativo cuenta con una serie de tipografías preinstaladas por defecto, pero siempre podremos incluir nuevas familias tipográficas con las que trabajar.

Para usuarios Windows

Para instalar una tipografía en el sistema operativo de Windows, debemos acceder a la carpeta Mi PC > C* > Windows > Fonts, donde volcaremos los ficheros de las tipografías. Al abrir esta carpeta, podremos consultar todas las tipografías que se encuentran instaladas en nuestro ordenador. Para instalar las nuevas tipografías en nuestro equipo, tan solo necesitamos arrastrar ficheros a esta carpeta.

Para usuarios macOS

Para los usuarios de Apple es un poco más fácil. Basta con hacer doble clic sobre el fichero de la tipografía que queremos instalar, y el programa Catálogo Tipográfico se abrirá para guiarnos en el proceso. Además, desde este programa podemos consultar las tipografías instaladas, así como desactivar algunas, para evitar que carguen en nuestra memoria RAM, si por ejemplo, ya sabemos que no las vamos a utilizar por un tiempo.

¡Esperamos que os haya gustado el artículo!
Anímate y cuéntanos cuáles son las tipografías que más utilizas en tus diseños en nuestros comentarios.

Jaime P. Llasera

Soy Ingeniero informático, diseñador gráfico y desde hace más de 10 años ayudo a otras empresas a trabajar en su identidad corporativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *